POR ARIEL VILCHIS

El tema de la semana pasada -y seguramente de las subsecuentes- será la seguridad del país, después de los hechos violentos ocurridos en Jalisco, Guanajuato, Chihuahua, Baja California y Michoacán donde hubo bloqueos carreteros, ataques armados en comercios, quema de vehículos y enfrentamientos entre delincuentes.

Después de la ola de violencia vivida entre los días 9 al 12 de agosto, organizaciones de comercio pidieron a las autoridades brindar soluciones y actuar contra el crimen organizado que opera en el país y, aunque Baja California Sur es una entidad que se mantiene alejada de ese tipo de acciones violentas, es de llamar la atención que la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de La Paz que representa Juan Carlos Esqueda Halmp haga señalamientos sin sustento o a la ligera sobre presuntas actividades delictivas en la entidad.

Lo cierto es que, si realmente sabe o conoce de algún caso de actividad delictiva en la entidad, el dirigente empresarial Esqueda Halmp debería denunciarlo ante las autoridades y no solo ventilarlo en los medios de comunicación.

Por otra parte, es hecho reconocido por la sociedad que lejos han quedado los días de violencia e inseguridad que reinaron en el estado en años pasados. Hoy por hoy, la mesa de seguridad que encabeza el gobernador del estado Víctor Castro y que coordina el secretario general Homero Davis mantiene, junto a las fuerzas armadas y los tres órdenes de gobierno, buenos resultados en la materia.

Es decir que en Baja California Sur, y en concreto en la administración de Víctor Castro, los delitos de alto impacto se han reducido de manera considerable; de tal forma que la seguridad es prioridad en este gobierno e incluso si se analizan otros  indicadores como el crecimiento económico, incremento de empleo y afluencia de turismo nacional e internacional, nos podremos dar cuenta que Baja California Sur es una entidad segura.

Si a lo anterior le sumamos que la procuración de justicia va de la mano con el discurso del gobierno de Víctor Castro de “seguir trabajando para evitar cualquier forma en la que se perjudique la vida y normalidad de ciudadanos”, lo cual se confirma con la pronta actuación de la justicia en el caso de feminicidios, homicidios e incluso delitos de robo a negocios, entonces podemos decir con toda claridad que, en materia de seguridad, esta administración estatal hace su trabajo.

Baja California Sur es una entidad segura. A un año de asumir la administración estatal, Víctor Castro rendirá buenas cuentas a los sudcalifornianos. Es mi opinión, al tiempo…