Para recolectar el agua procedente de la precipitación en temporada húmeda, la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) opera un proyecto de obras para captar el agua pluvial, mediante la instalación de zanjas de infiltración en diferentes puntos de su campus.

            Este tipo de excavaciones, en forma de canales, ayudan a detener la escorrentía de las lluvias y favorecen el almacenamiento de agua para proveer de mayor contenido de humedad a la cobertura vegetal que se encuentre adyacente e, incluso, la recarga de acuíferos.

            De acuerdo con la Dra. María Z. Flores, profesora investigadora del Departamento Académico de Ciencias de la Tierra, las zanjas de infiltración son un mecanismo que se lleva a cabo en campo para recolectar agua de lluvia.

            Las describe como técnicas económicas y fáciles de replicar en casa, utilizando instrumentos tan sencillos como una pala o pico, con los cuales se hace una especie de canaleta, procurando que en el fondo lleve una cobertura a base de rocas.

Lo anterior, para ayudar a que el fenómeno de infiltración ocurra de mejor manera cuando lleguen las lluvias, según explicó la catedrática universitaria, actual responsable académica de la Carrera en Gestión y Ciencias del Agua.

Entre otros de sus beneficios, señaló que esta técnica es estupenda para ayudar a recargar el acuífero, al contribuir a la mitigación del efecto conocido como “escorrentía”, que básicamente es el agua de lluvia que circula libremente sobre la superficie de un terreno. Por ello, recomienda instalar las zanjas siguiendo el desnivel del terreno y aprovechar la humedad del agua de lluvia que recolectan las zanjas.

Fue en diciembre de 2021 cuando se instalaron las primeras zanjas de infiltración en la UABCS, cerca del nuevo paradero universitario, donde además se complementó con vegetación de plantas nativas de nuestra región geográfica.

Destaca que en zonas áridas como Arizona, este tipo de obras son comúnmente instaladas por la propia ciudadanía y forman parte de su paisaje urbano, por lo que en un lugar como BCS, que se caracteriza por su extrema aridez, sin duda es una acción que contribuye al problema de escasez de agua.