POR ARIEL VILCHIS

A unos días de que concluya el año, las buenas noticias para Baja California Sur continúan manifestándose y como dice la frase popular: las  buenas nuevas hay que contarlas, porque luego nos quedamos con los sinsabores de aquellos agoreros de las desgracias que solo ven calamidad y exudan pesimismo.

Para cerrar el año, dos importantes aspectos de la vida política, económica y social de nuestro estado son importantes de mencionar por el impacto positivo que representan y que, sin duda, serán claves para el desarrollo de nuestro estado.

Baja California Sur es la entidad con mayor ocupación laboral del país al registrar un 68.7 por ciento de participación de la población en la actividad económica, es decir que en BCS hay empleo. La Encuesta Nacional de Empleo del INEGI a noviembre del 2022, ubica a nuestro estado con el mayor indicador de participación poblacional en actividad económica.

Es decir que BCS es un estado donde la población puede asegurar los medios de vida necesarios para lograr su desarrollo y alcanzar el bienestar a través del empleo. En ese sentido, el gobierno del estado que encabeza el prof. Víctor Castro Cosío por conducto de la secretaría del Trabajo que atinadamente coordina Omar Zavala Agundez ha dado un fuerte impulso a la generación de empleo, realizando en el primer año de gobierno seis ferias de empleo en las que se atendió a más de 1 mil 360 personas y con la Bolsa de Trabajo a 6 mil 116, de las que se colocaron 2 mil 826.

Por otra parte, el turismo se ha consolidado como el motor económico de nuestra entidad, tanto así que se espera para cerrar el año superar los 3 millones de visitantes. Lo que representa mayor infraestructura, más conectividad con el mundo, más empleo y, por ende, desarrollo. Aunque hay que aclarar que el impulso al turismo por parte de la administración estatal no solo es a los grandes destinos turísticos de la entidad.

En el primer año de gobierno se ha impulsado una estrategia encaminada hacia el turismo rural y comunitario que promueve los destinos de naturaleza, culturales e históricos, con la finalidad de ir reduciendo la polarización del sector y que sus beneficios lleguen a las pequeñas comunidades sudcalifornianas y sus productores.

De ahí la relevancia de lo aprobado el por el Congreso del Estado en materia de turismo, en particular en la distribución del Impuesto de Servicios Sobre Hospedaje para destinarlo a obra social.

Los legisladores aprobaron un aumento del 4% al Impuesto de Servicios Sobre Hospedaje para beneficiar el desarrollo social con el desarrollo turístico.  Y es que sin duda serán los municipios de Comondú, Loreto y Mulegé en donde esta acción legislativa tendrá un mayor impacto social. La frase “Nunca más un norte en el olvido” comienza a tomar fuerza concretando acciones reales en beneficio de la sociedad sudcaliforniana.  

Esta iniciativa propuesta por la fracción del Partido del Trabajo y cuyo proceso de negociación entre el sector empresarial, los ayuntamientos y al interior del propio congreso, fue impulsada por el Diputado Enrique Ríos Cruz. En términos generales, representará para los municipios del norte del estado un ingreso extraordinario para obra pública por el orden de los 15 o 20 millones de pesos para cada municipio. Así las cosas.

Buenas noticias para cerrar el año que auguran que se transita por camino correcto y que sin duda la transformación continúa, ya veremos qué sucede. Es mi opinión, al tiempo…