POR ARIEL VILCHIS

Ante el inicio de un ciclo escolar distinto al de años anteriores por el solo hecho de que ahora a las escuelas asistieron todos sus alumnos después de los años de pandemia, regresar a clases presenciales es una buena noticia por todo lo que ello  implica.

De tal manera, que del arranque de clases me quedo con el mensaje que diera el Gobernador del estado Víctor Castro Cosío en el CECyTE 08 de la colonia Camino Real en la capital del estado; muy a su estilo, habló claro, franco y sin mucha parafernalia. Directo para que los jóvenes lo entendieran y lo entendieran bien.

La educación, entre sus muchos objetivos, sirve para transformar. Educar no solo es para compartir conocimiento sino para cambiar la forma en la que percibimos nuestro entorno. De tal manera que estudiar y obtener conocimiento debe ser el conducto que nos lleve a trabajar por el bien de la comunidad, ser solidarios, a mejorar como sociedad.

En lo que respecta a la política, estudiar y prepararse no significa llegar a puestos de gobierno para enriquecerse, para hacer mal uso de los recursos públicos, como ocurría en el pasado,  sino para transformar la vida de la gente con obra pública, con mejores servicios de salud o educación.

Es cierto, tal y como lo mencionó Castro Cosío en su mensaje a los jóvenes el lunes pasado, la educación también es esperanza, la esperanza de que con estudio y dedicación se puede llegar muy lejos y por ello la decisión de los gobiernos de la cuarta transformación de apoyar a los estudiantes de todos los niveles con becas que les permitan tener un apoyo y continuar estudiando. Por supuesto que es mucho  mejor apoyar a la juventud con recursos públicos a que el dinero termine malversado por políticos corruptos.

El profe Víctor Castro entiende bien el tema de educar, de enseñar, por su formación como maestro, pero también entiende bien que gobernar es conservar el origen, es mantener los valores y los principios, es trabajar del lado de la gente y devolverles un poco de todo el rezago que por años se le ha negado o condicionado a la sociedad. Rendir buenas cuentas y no solo engañar al pueblo, como el caso de las casitas de un cuarto de madera sin baño que el en pasado construía y vendía el gobierno sin ningún escrúpulo.

La educación es transformación, es esperanza y desde el gobierno del estado el mensaje del gobernador fue que la tarea es trabajar juntos y que nunca más los recursos públicos se utilicen de manera inadecuada. Que se terminen los privilegios, que la política se utilice para servir. Ese es el compromiso y hay que celebrarlo. Así las cosas, es mi opinión. Al tiempo…