POR ARIEL VILCHIS

A mitad del camino el juego sucesorio está en marcha y fue precisamente el presidente Andrés Manuel López Obrador quien puso a girar la rueda al señalar hace unos meses que “ya no hay tapados”, incluso mencionó algunos nombres del ala izquierda como posibles aspirantes: Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Juan Ramón de la Fuente, Tatiana Clouthier y Esteban Moctezuma.

En ninguna ocasión, cuando ha tocado el tema de la sucesión presidencial, el primer mandatario ha mencionado al senador de Morena Ricardo Monreal, aun cuando es un secreto a voces que el ex gobernador de Zacatecas buscará hacerse de la candidatura presidencial en el 2024 por morena o por cualquier otro partido.

Para lograr su propósito, el senador Ricardo Monreal teje sus redes y en Baja California Sur dejó sentir su presencia en días pasados al trascender que se llevó a cabo una reunión de proselitismo en favor de su persona, encabezada por su hija Catalina Monreal Pérez, en conocido restaurante a orilla de playa en el malecón costero de esta ciudad capital (Estrella del Mar).

En dicha reunión se juraron lealtades en favor del proyecto del zacatecano a través de la conformación de las Redes Monrealistas, estructura que organiza Catalina Monreal en un proselitismo que se extiende hasta el sur de la entidad, donde tiene relaciones sobre todo con la gente que participó en el pasado proceso electoral abanderados por Fuerza X México, partido al que perteneció y fue parte de su dirigencia nacional.  

El senador Monreal mueve sus fichas cuando empiezan a dibujarse los perfiles de la sucesión, con todo el conocimiento de que no se encuentra en la mira del presidente. Sin embargo, los políticos sudcalifornianos que apoyan las aspiraciones del ex Jefe Delegacional de Cuauhtémoc en la CdMx deben tomarlo con calma, por lo menos hasta que de manera clara salga el designio del despacho presidencial. Sería lo correcto.

Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com