• El candidato a diputado federal por el distrito 01 por la alianza “Va por México” expresó que en el Estado son la opción más viable para frenar la destrucción de México

Baja California Sur no debe de ser relegada por el gobierno federal en las grandes obras y las acciones que piden las y los sudcalifornianos en los temas en materia hídrica, salud, educación, y salud, afirmó el candidato a diputado federal por el distrito 01 por Baja California Sur de la alianza “Va por México”, Marco Puppo.

Durante un crucero vehicular en Ciudad Constitución en el recibió muestras de apoyo, Marco Puppo recordó que desde que inició la presente administración federal no se ha realizado obra trascendentales en Baja California Sur como se hacían antes, como la presa “Alberto Andrés Alvarado Arámburo” en ese municipio, el Hospital General de Ciudad Constitución, así como las aulas y escuelas todas con techumbre para la educación de nuestros hijos, sólo se han reducido a programas clientelares, que no resuelven los verdaderos problemas sociales de los habitantes de la entidad.

“Los programas sociales y que benefician a la sociedad, que han existido desde los gobiernos del PAN, se tienen que quedar e incluso mejorar, como las becas a estudiantes, estímulos a emprendedores, becas de fomento al autoempleo, pero también se debe de pensar en crear nuevas clínicas, hospitales, más planteles educativos de todos los niveles educativos en los cinco municipios, presas y obras para la captación de agua, así como más recursos para los municipios en materia de seguridad, que hoy tanto se requieren”, enfatizó.

Marco Puppo dijo que como la opción más viable para erradicar la destrucción de México que efectúan en la actualidad los gobiernos de ocurrencias, pidió a las y los sudcalifornianos a votar por los candidatos de “Va por México” y por los candidatos de la alianza Unidos Contigo, que como personas le han cumplido a su gente y que mantienen el compromiso con la población, no le deben una lealtad al presidente de México.

Finalmente refrendó el compromiso de luchar por las causas que requieren las y los sudcalifornianos, dejando atrás la división, trabajando para todas y todos los sectores productivos de nuestra tierra, para que a Baja California Sur le vaya mejor y siempre poniendo por delante el beneficio colectivo y no el del presidente de la República como hoy sucede.