POR ARIEL VILCHIS

No había pasado un año de la administración municipal de Mulegé cuando el alcalde Felipe Prado Bautista  ya era cuestionado desde la máxima tribuna del estado por el diputado morenista Marcelo Armenta por supuestos malos manejos en la asignación de obras públicas, como la pavimentación con concreto hidráulico en boulevard Emiliano Zapata en Guerrero Negro, el mismo diputado morenista señaló un posible mal manejo del fondo minero en obras como la pavimentación del andador costero en Bahía Tortugas, cuyos contratos se otorgaron a la empresa que presentó la cotización más alta.

La historia no quedó ahí, a lo largo de la administración el legislador morenista continuó sacando a la luz pública las supuestas tropelías que el alcalde mulegino Felipe Prado ha cometido en el uso de sus funciones. Ya sea denunciando acoso a los trabajadores del ayuntamiento con amenazas para que no apoyaran a otro proyecto político que no sea el suyo o violaciones a los derechos humanos como quedó asentado en la recomendación No. 01/2020 en la cual se determinó la violación a los Derechos Humanos de las personas con discapacidad, igualdad y no discriminación, trato digno, y acoso laboral en la comunidad de El Vizcaino por parte del personal municipal del sistema de agua potable.

Al final de cuentas no se sabe si Felipe Prado y su administración comprobaron que no hubo un mal manejo en los más de 28 millones de pesos que otorgaron en licitaciones poco claras para obras de pavimentación al inicio de su administración. Lo que sí queda claro es que, haciendo efectiva la máxima morenista de “juntos Haremos Historia”, Felipe Prado Bautista es candidato a la reelección a la alcaldía de Mulegé y, al igual que hiciera en el 2018 que caminó al lado de priistas para alcanzar el Palacio de Madera, hoy lo hace con morenistas en La Otra Alianza con quien encabeza el proyecto de morena en la entidad, Víctor Castro.

De tal suerte que Felipe Prado utiliza las siglas del partido que le dio la confianza solo como membrete, ya que en la realidad no promueve el voto para su candidato a la gubernatura Gabriel Andrade Leyva de Nueva Alianza. Por el contrario, alimenta el medio voto en favor del candidato a la gubernatura por Morena con tal de cumplir sus deseos de perpetuarse en el poder, con una ambición desmedida que le ha hecho perder el piso y no darse cuenta de las carencias y demandas del pueblo mulegino.

Y es que mientras Prado Bautista dilapida el presupuesto municipal en su campaña electoral, mientras utiliza los recursos humanos y financieros del ayuntamiento para promocionar su imagen en busca de la reelección, los habitantes del municipio de Mulegé le cuestionan la mala calidad de las obras públicas, la falta de agua potable, la falta de seguridad y algo que no le perdona la burocracia es el abandono de su función en aras de buscar una reelección cuando tiene al personal sin el pago de su sueldo.

De tal manera que Felipe Prado camina tranquilo haciendo campaña con dinero del pueblo. Nadie lo cuestiona desde la tribuna del congreso porque ya pactó con el jefe de los diputados morenistas a cambio de la promoción del voto. La otra alianza Prado-Morena es evidente: Marcelo Armenta no fue candidato a nada, la candidata a la alcaldía por morena es una desconocida en el municipio, pero la imagen del candidato a la gubernatura corre por cuenta de Prado Bautista. La gente tiene memoria y no debe olvidar que el pueblo da, pero también quita. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com