Foto Balconeando

Por Alejandro Barañano

Quizá haya quien lo haya olvidado, pero valdría la pena recordar que el 29 de mayo pasado se notificó por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la suspensión de publicar la actividad legislativa, ello a fin de no caer en afectaciones a la vida política de Baja California Sur.

De ahí fue que se anunció de cara al pueblo que no se publicarían leyes, decretos ni acuerdos hasta que no se esclareciera en su totalidad la situación política interna del Congreso del Estado, ya fuese esto mediante la intervención del Poder Judicial de la Federación o mediante acuerdo entre los diputados envueltos en el embrollo.

Ante ello, el gobernador Carlos Mendoza Davis emitió una serie de mensajes a los ciudadanos, declarando que el Poder Legislativo local tenía en este momento dos Mesas Directivas, dos presidentes de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, dos Oficiales Mayor, y al mismo tiempo muchos más de los 21 legisladores que fueron electos bajo proceso electoral.

O sea y en pocas palabras, que existe una duplicidad de Comisiones, cargos y funciones. Y este hecho es y ha sido a toda luz ilegal, ya que afecta de nulidad los actos que se desprendan del mismo, pero los diputados “golpistas”, y me refiero a ese grupo faccioso que no entiende a razones, siguen empecinados en dañar el buen devenir de la vida democrática sudcaliforniana con su actuar y tropelías.

Fue por ello, que tras el incidente de suspensión de la controversia constitucional marcada con el folio 84/2020, el Juez de Distrito determinó conceder la medida de suspensión que surtió efecto de inmediato, esto sin poder modificarse o revocarse. ¿Pero que creen? Pues que los diputados “golpistas” siguen “montados en su macho”.

Tan fue legal la medida, que para que dicho resolutivo tuviera efecto se notificó el acuerdo a los dos titulares de la Oficialía Mayor, así como a las dos presidentas de las Mesas Directivas, del Congreso del Estado de Baja California Sur; y con ello le dieron la razón al gobernador del Estado, confirmando que si hay duplicidad de funciones y que eso puede causar problemas en la vida política de Baja California Sur.

Además el juez hizo un llamado a las dos presidentas de las Mesas Directivas que existían en ese momento para que realizaran la contestación de la demanda, enviando junto con ello copias certificadas de todas las sesiones que se han llevado a cabo desde el mes de marzo pasado, así como los decretos y acuerdos legislativos que se hayan emitido. Pero el grupo faccioso continúa “montado en su macho” y no entiende a razones.

A todo esto se le dio vista a la Fiscalía General de la República y a la Consejería Jurídica del Gobierno Federal, a fin de que manifiesten lo que a su representación corresponda o trasciende a sus funciones.

Han transcurrido los meses y la trifulca y cerrazón ha tomado visos inauditos, al grado que el pasado viernes la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, manifestó su preocupación por los acontecimientos que se dieron en la pasado sesión virtual del Congreso del Estado el 22 de agosto reciente, ya que a decir de los jurisconsultos se registraron indicios que contravienen a la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y a la de un Juez Federal de Distrito.

Tan es así, que a los espurios y “golpistas” diputados de Morena y del Partido del Trabajo no les queda otra más obedecer de manera inmediata y escrupulosa la resolución antes mencionada, pues de no hacerlo -como ha sucedido hasta ahora- violentan los derechos de sus homólogos que fueron enjuiciados de manera arbitraria, además de que desacatan abiertamente la instrucción de la autoridad jurisdiccional. Pero los facciosos “golpistas” siguen “montados en su macho” y no entienden a razones.

Así, el Colegio de Abogados de México, conminó a los diputados de Morena y del Partido del Trabajo a que hagan de lado sus intereses personales y privilegien el interés superior de la población, cumpliendo cabalmente con su responsabilidad constitucional y reanudando la actividad legislativa de acuerdo al programa establecido y no en base a las rabietas y pataleos por parte del grupo que quiere imponer a toda costa su obtusa voluntad.

Quizá esos diputados “golpistas” lo que quieren es seguir “montados de su macho” para no perder su dieta mensual que oscila entre los 213 mil y los 346 mil pesos, aunado a sus bonos adicionales de combustible, viáticos y otros estímulos, ello sin olvidar que tienen la oportunidad de facturar sus gastos personales sin afectar su jugoso sueldo; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .