34b1d580930415c01ed724ed92736ea7

POR ARIEL VILCHIS

Al iniciar el tercer año de la accidentada XV legislatura del congreso del estado, el deseo ciudadano de que los representantes populares trabajaran en beneficio de la sociedad sudcaliforniana se vio esfumado al continuar  las pugnas internas entre las diversas fracciones, lo cual  tuvo su momento más álgido el pasado fin de semana en el que la fracción de morena y sus aliados llevaron a cabo una sesión extraordinaria donde se resolvió el juicio político en contra de 8 diputadas y diputados.

Por supuesto que esta situación le mete todavía más ruido a la entrampada trama de la novela en que se ha convertido el congreso local que, para desgracia de los habitantes de Baja California Sur, difícilmente veremos resultados de lo que se supone sería el trabajo de la actual legislatura y los temas importantes quedarán en pausa, si no es que en el olvido. Temas como el solucionar el problema del abasto del Agua o la reforma a la Ley Electoral quedarán para el futuro, en el ahora ya no se pudo.

Porque lo único cierto es que los diputados seguirán enfrascados en una pugna que ya es legal y que se encuentra dirimiéndose en los tribunales federales. Habrá que recordar de manera puntual que los diputados del llamado grupo de los 8 se han visto violentados de sus derechos al encontrarse amparados con una suspensión provisional emitida por el Poder Judicial de la Federación, la cual mantiene en pausa cualquier resolución del juicio político promovido por un militante de morena.

Solo resta esperar que el grupo de los trece diputados de morena y sus aliados no continúe violentando los derechos de los legisladores que hoy, ciertamente, son minoría en el congreso del estado, pero que podrían llegar a poner en aprietos a los diputados morenistas si es que un juez los declara en desacato al no cumplir la suspensión ordenada por el Poder Judicial de la Federación – específicamente del Juzgado Segundo de Distrito que, desde el pasado 14 de agosto, emitió una suspensión provisional para que no se emitiera resolución alguna en contra de dicho juicio político-.

De ninguna manera se pueden construir acuerdos sin diálogo, sin respeto, violentando los derechos ni con poses de autoritarismo. El trabajo legislativo tiene que estar basado en los principios del parlamento: del debate de altura, de la argumentación. Pretender allanar el camino político quitando de en medio a la oposición que existe en el congreso local solo muestra que se está en contra de la democracia y da la impresión de que, en el caso de los 13 diputados de morena y sus aliados, prefieren administrar el  caos que hacer valer las leyes y rendir buenas cuentas a los ciudadanos que les dieron su confianza y voto en las urnas.

Sera difícil, en lo que resta de la legislatura, que se puedan componer las cosas al interior del congreso. A unos meses de que inicie el proceso electoral, prácticamente el trabajo legislativo quedó de lado y sería realmente una pena que  pase a la historia como la legislatura del odio, la división y la violencia. Pero eso ya lo juzgarán los ciudadanos. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com