Foto Balconeando

Por Alejandro Barañano

El pasado sábado se concretó lo que podría ser considerado un verdadero atentado en contra la democracia participativa y la representación de las minorías en el Congreso del Estado de Baja California Sur, pues mediante acciones y procedimientos construidos totalmente al margen de la ley, la fracción parlamentaria de Morena y sus aliados, desacataron una suspensión provisional que fue otorgada por un Juez Federal.

Las reacciones ante tal hecho no se hicieron esperar, ya que se presentaron enérgicos llamados por doquier a los diputados que conforman la todavía XV Legislatura, esto en el sentido de que nadie puede estar por encima de la ley, ello derivado porque existe una suspensión de los actos que han sido denunciados ante la autoridad judicial dando como mera respuesta una y otra vez que no han sido notificados, lo que genera el caos y el repudio social que se está presentando en la actualidad.

Y es que resulta que los trece diputados –golpistas por decir lo menos- no están en condiciones de argumentar que no han sido notificados de la suspensión provisional del Juicio de Amparo que en su momento promovieron sus ocho homólogos que han sido considerados como un bloque minoritario.

Pero el clímax de esta situación se dio ayer domingo cuando fueron exhortados a presentarse los diputados suplentes de quienes enjuiciaron arbitrariamente, para así rendir protesta como legisladores en funciones, lo que por ende los hará cómplices del “patíbulo condenatorio”, dejando en claro que para algunos supuestos hacedores de leyes los ordenamientos se acomodan a su antojo y total conveniencia.

Y el párrafo anterior queda marcado para quienes a lo largo de casi dos años se han estado ostentando como representantes del pueblo, -y me refiero a los 13 diputados golpistas- mismos que están dejando en claro que con su actuar ilegal laceran y trasgreden la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como a los órganos garantes de su vigilancia y la correcta aplicación de sus preceptos tal y como lo es la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Tan es cierto esto último, que sin ningún escrúpulo se ha estado distorsionando el concepto de mayoría haciéndolo pasar como sinónimo de legalidad, esto le duela a quien le duela.

Ojala y tengan capacidad de raciocinio esos inmaculados diputados –grupo golpistas- que nada ni nadie puede estar al margen de la Ley ni por encima de la Carta Magna, por lo que queda en claro no lo entendieron quienes de manera ilegal y fuera de todo precepto fueron llamados a rendir protesta ayer domingo como diputados locales.

Lástima, porque los legisladores suplentes están formando parte de una farsa que atenta directamente contra el buen desarrollo de la vida democrática de Baja California Sur, por lo que para muchos ha llegado el tiempo de hacer valer todos los recursos y todas las acciones necesarias para que prevalezca el Estado de Derecho, y con ello resurja no solo la legalidad sino también la democracia al interior del Congreso del Estado de Baja California Sur, y que hoy por hoy está por los suelos.

Sin duda que llegó el momento de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Instituto Nacional Electoral, el Instituto Estatal Electoral y Tribunal Estatal Electoral deben hacer valer los principios democráticos que nos rigen, sobre todo para que que no se toleren actos tiránicos que se disfrazan de legalidad y que se supone estaban ya debían de estar superados.

Ante esta lastimosa situación muchas voces se cuestionan: ¿En dónde están dejando el Estado de Derecho los diputados transgresores de la ley? ¿Qué o qué instancias jurídicas los hará entrar en razón? Y la pregunta sin respuesta nace porque el “grupo “golpista” ha ignorado tajantemente las determinaciones del máximo órgano de sentencia de México: la Suprema Corte de Justicia de la Nación; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .