SSA_DONA.jpg

  • La institución estatal efectúa colectas para fortalecer el abasto del banco de sangre

La Secretaría de Salud realiza un esfuerzo continuo para promover la cultura de la donación altruista de sangre, que es decisiva para fortalecer la atención médica de personas que enfrentan enfermedades severas como el cáncer, que registran lesiones graves por accidente o que deben ser sometidas a procedimientos quirúrgicos.

Las transfusiones de sangre aumentan la esperanza y calidad de vida de pacientes que presentan condiciones clínicas adversas, de ahí la importancia en sensibilizar a la población sobre el impacto positivo que tiene la donación voluntaria, mencionó el médico Jorge Pérez Estrada durante una colecta que la institución estatal desarrolló en la Universidad Mundial, con el apoyo de su rectoría.

Estas jornadas, que el Centro Estatal de Transfusión Sanguínea (CETS), fomentan la participación ciudadana, ya que las personas son convocadas a donar en entornos cotidianos, dijo Pérez Estrada al mencionar que con esto se fortalece el suministro de sangre requerido por las instituciones de salud para tratar a mujeres embarazadas, niños con cáncer, personas con padecimientos renales o hemofilia, así como gente accidentada.

Durante esta actividad se explicó a los estudiantes que el proceso es seguro ya que todo el material utilizado es nuevo y estéril, se usa una sola vez y se destruye. Además se les comentó que la sangre se regenera y que su donación puede salvar hasta tres vidas.

Se enfatizó a los universitarios que este acto tiene un beneficio generalizado, ya que toda persona puede estar expuesta a la necesidad de una transfusión, pero también se les dijo que al ofrecerse como donadores voluntarios pueden conocer su estado de salud, ya que para garantizar la seguridad y disminuir el riesgo de transmisión de infecciones, sus muestras de sangre son sometidas a rigurosos análisis que pueden detectar anemia, VIH, hepatitis B y C, entre otras enfermedades.

Para donar sangre es necesario ser mayor de 18 años y pesar más de 50 kilos, no padecer epilepsia, hepatitis, sífilis, cáncer, SIDA o enfermedades severas del corazón. No haber ingerido bebidas alcohólicas en las últimas 48 horas, ni haberse sometido a cirugía alguna en los últimos seis meses.