POR ARIEL VILCHIS

Baja California Sur es una tierra de oportunidades, un estado que han volteado a ver los inversionistas por su potencial para desarrollar proyectos con un crecimiento económico en el sector servicios que lo ha puesto en el mapa mundial por sus inigualables bellezas naturales.

Pero la buena noticia para la entidad es que no sólo el sector terciario (servicios) ha crecido en los últimos años y es que, pese a la incertidumbre económica mundial, Baja California Sur se ha consolidado en el sector secundario (industrial), específicamente en la actividad de la construcción. Esto no es cosa menor si se toma en cuenta que ese sector representa a nivel nacional casi un tercio del Producto Interno Bruto (PIB) y casi un 25 % de la fuerza laboral.

Según datos del INEGI, en el 2022 entidades con actividad industrial presentaron  crecimiento. Hidalgo encabezó la manufactura, Baja California Sur la construcción, Tlaxcala la minería y Oaxaca la energía eléctrica. Así es, BCS fue el estado que mayor crecimiento tuvo en el ramo de la construcción (21.65%).

Pero bueno, ¿qué significa todo lo anterior? Que nuestro estado se consolida como una entidad que le da confianza  a los empresarios a invertir; que los entes públicos también invierten en obras de infraestructura; que el crecimiento económico, si bien está concentrado en el turismo, también va de la mano con el sector secundario. Lo que representa mayor inversión, más y mejores empleos y, por ende, más desarrollo. 

Por otra parte, también da el indicador de que desde la esfera pública se está haciendo un buen trabajo de diálogo y apoyo con los empresarios, donde el gobierno federal y el gobierno estatal que encabeza el Prof. Víctor Castro Cosío da certeza y estabilidad a los inversionistas y que las políticas públicas encaminadas a fomentar el desarrollo económico también tienen un impacto en el desarrollo social: más bienestar para la gente. La generación de empleos bien remunerados es un paso para lograrlo.

Buenas noticias para nuestro estado que el año pasado encabezara el mayor crecimiento nacional en el ramo de la industria de la construcción, consolidando con ello el sector turístico como motor económico pero también de la mano del sector primario sin el cual no habría cadena productiva.

Ya veremos qué sucede, es mi opinión….