Durante las celebraciones que se realizan en el mes de diciembre, se puede registrar un aumento de peso de hasta dos kilos por persona, así lo dio a conocer la nutrióloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Baja California Sur, Rocío Isabel Ramírez Obeso.

Comentó que durante estas épocas de fiestas, se puede optar por comer de manera saludable y evitar con ello dañar la salud.

“Hay opciones saludables, ricas y nutritivas, como por ejemplo el pavo, el cual es bajo en grasa o bien un pozole que también es saludable”, enfatizó.

Dijo que lo recomendable es que dentro de los alimentos que se consumirán en estas fechas, se consideren las porciones correspondientes de ensalada o algunas verduras verdes para equilibrar. 

Evitar los alimentos fritos es de gran ayuda para todas aquellas personas que padecen alguna enfermedad crónica degenerativa, así como para la población en general.

Actualmente, el número de personas que padecen enfermedades que requieren una alimentación especial va en aumento, por lo que se debe poner mayor atención en los alimentos que consumen, recordó.

Ramírez Obeso, recomendó otra alternativa en alimentos permitidos durante estas fechas, considerado saludable, es el pozole, si éste se hace de pollo es mejor; sin embargo, si se prepara con carne de puerco, es recomendable utilizar lomo, ya que es menos grasosa.

Asimismo, cuidar los acompañantes de éste platillo; es decir, se sugiere acompañarlo con lechuga, cebolla, aguacate y tostadas horneadas evitando chicharrón, crema y pan.

De igual manera, otra recomendación que hace la especialista, es evitar las bebidas azucaradas, el refresco y los jugos porque contienen mucha azúcar, y si estos se mezclan con alcohol, el consumo repercute más en el aumento de peso.

Señaló que cuidar el cuerpo no es tarea de un día o dos, es un hábito que debe incluirse los fines de semana, días festivos y vacaciones, porque de ello depende, en gran medida, la buena o mala salud de las personas.

Los expertos en salud también aconsejan evitar el consumo excesivo de grasas, como frituras, empanizados, capeados, crema, mayonesa, mantequilla, tostadas fritas y postres; elegir carnes con bajo contenido en grasa, como pollo, pulpa de res y cerdo; y evitar la carne con grasa visible, así como el chicharrón, el chorizo y el tocino.