POR ARIEL VILCHIS

Los gobiernos de la cuarta transformación en Baja California Sur le están cumpliendo a la gente. Lo prometido y empeñado con la palabra empieza a hacerse realidad y el ejemplo más claro y más significativo por el bienestar que producirá en el pueblo es la construcción de la desaladora de Cabo San Lucas.

Sin duda, un proyecto que representa una inversión importante y que dotará a CSL de 250 litros de agua por segundo, lo que significa en términos llanos agua para la gente que más lo necesita.

El alcalde Oscar Leggs reconoce la importancia de dotar del vital líquido a su pueblo y ha sido un gran impulsor de dicho proyecto; sus más de 30 viajes a la ciudad de México en los que tocó puertas para que dicho proyecto se hiciera realidad dan cuenta de ello.

De tal manera que el día de hoy, 19 de diciembre, quedará marcado en el calendario como el inicio de la obra emblemática de su administración la colocación de la primera piedra de una desaladora que se sumará a la infraestructura hídrica que abastecerá del vital líquido a la población de Cabo San Lucas.

Así que Oscar Leggs le cumple a su pueblo haciendo honor a la palabra empeñada. Atrás quedan las promesas de antaño, los proyectos cargados de buenas intenciones pero que no llegaron a nada en el pasado. Hoy por hoy, el alcalde más cercano a la gente y que está haciendo un gobierno con sentido humano le regresa a la gente un poco de esperanza. Le da valor a la palabra.

Trabajando conjuntamente con el gobierno federal y el gobierno estatal que preside el Prof. Víctor Castro Cosío, el gobierno que encabeza el alcalde Leggs Castro demuestra sensibilidad a las demandas ciudadanas haciendo realidad proyectos necesarios y prioritarios para la gente. Lo que en política representa ganarse la confianza del pueblo, refrendar el espíritu de servicio: trabajar por el pueblo y para el pueblo.

Oscar Leggs, el alcalde cabeño, cerrará de esta forma un año de arduo trabajo. Con reconocimiento que ha rebasado las fronteras de su municipio, rindiendo buenas cuentas, cumpliendo la palabra empeñada.

Así las cosas. Es mi opinión, al tiempo…