• Con este modelo se fortaleció la coordinación de unidades médicas para tratar pacientes con urgencias cardiovasculares

La implementación de estrategias como “Código Infarto” y HEARTS en unidades médicas estatales forma parte de las acciones que el Gobierno de Baja California Sur ha emprendido en su primer año de gestiones para fortalecer la prevención y detección de enfermedades cardiovasculares, pero también la atención oportuna de personas que enfrentan urgencias médicas por esta causa, expresó la titular del ramo en la entidad, Zazil Flores Aldape.

Son modelos de atención que ya se aplicaban en otros países y entidades federativas, pero que no se habían habilitado en nuestra entidad, es por eso que la administración encabezada por el gobernador Víctor Castro Cosío realizó esfuerzos para aplicarlos en centros de salud y hospitales estatales, con la perspectiva de hacer frente a una de las principales causas de muerte, abundó la médica.

Para llevar estos programas a la práctica, en este 2022 la Secretaría de Salud desarrolló capacitaciones médicas y de enfermería en los cinco municipios, proporcionó desfibriladores automáticos a las cuatro jurisdicciones sanitarias, actualizó su catálogo de medicamentos para solicitar a la instancia central el surtimiento de fármacos que mejoran el tratamiento de personas con estas patologías y estableció una red de coordinación para facilitar el traslado de personas con emergencias cardiovasculares, añadió.

Son estrategias que se complementan entre sí, ya que mientras HEARTS (que es promovida por la Organización Panamericana de la Salud) fomenta la mejora de procedimientos para identificar y tratar la hipertensión, diabetes y dislipidemias (alta concentración de grasas en la sangre) para prevenir complicaciones, “Código Infarto” establece una serie de medidas que permiten agilizar la atención de sudcalifornianas y sudcalifornianos con síntomas asociados a un paro cardiaco o cerebral, con la perspectiva de reducir el riesgos de muerte o de secuelas permanentes, detalló.

De esta manera se ha podido canalizar con mayor oportunidad a más de 100 pacientes que carecen de toda seguridad social al área de hemodinamia del Hospital General con Especialidades Juan María de Salvatierra, con lo que se elevó de manera significativa su expectativa de vida, finalizó Flores Aldape.