Para la administración que encabeza el gobernador Víctor Castro Cosío, la acuacultura representa una opción de desarrollo y reconversión productiva para miles de familias que encuentran en los litorales de la entidad, su principal forma de sustento y desarrollo, al ser nuestra entidad el primer lugar nacional en cultivo de ostión, con una producción promedio de 2 mil toneladas anuales, una generación de 600 empleos y una derrama económica de más de 150 millones de pesos.

Así lo informó el director de Ordenamiento Pesquero de la Secretaría de Pesca, Acuacultura y Desarrollo Agropecuario (SEPADA), Javier Lucero Sánchez, al participar en representación del gobierno estatal en la Feria de Bioingeniería Acuícola, organizada por la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS).

Ante el rector de la UABCS, Dante Salgado González, precisó que actualmente operan en el estado 135 unidades económicas acuícolas, 77% se ubican en el municipio de Comondú, 15% en Mulegé y el 8% restante en La Paz. Agregó que, durante el presente año, la administración estatal ha realizado esfuerzos en esta materia en apoyo a 74 proyectos acuícolas con una inversión estatal superior a los 10.2 millones de pesos, beneficiando a 370 familias del sector social.

Puntualizó que los resultados del cultivo de ostión, sumados al potencial natural que ofrece nuestro estado para esta actividad, el cual se traduce en una disponibilidad de 173 mil hectáreas, principalmente en los municipios de Mulegé, Comondú y La Paz; dan sustento al interés del Gobierno del Estado de impulsar y fortalecer el desarrollo acuícola de Baja California Sur como tema prioritario.

De igual forma dijo que, con el propósito de promover la organización de las y los productores, a la fecha se ha formalizado la creación de 6 Uniones de Producción Acuícola, todas en el municipio de Comondú, agrupando a más de 35 unidades productivas.

Finalmente, agregó que para el Gobierno Estatal la acuacultura, además de impulsar el desarrollo de miles de familias sudcalifornianas, es también la alternativa más viable para regiones y pesquerías que ya han alcanzado sus niveles máximos de pesca de extracción y en referencia citó que organismos internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), indican que el futuro de la producción de especies marinas está en la acuacultura.