POR ARIEL VILCHIS

Los informes de gobierno son, en esencia, una ejercicio de rendición de cuentas, también una forma de comunicación entre el pueblo y quienes dirigen los destinos del gobierno en el nivel que sea, Federal, estatal, municipal. Por lo tanto, son importantes en la medida en que esos actos sean claros y que la información que ahí se exprese refleje verdaderamente el cumplimiento de los compromisos que las autoridades adquirieron con la sociedad.

La semana entrante iniciará el ciclo de informes de gobierno de las alcaldesas y el alcalde de los municipios de la entidad. Después de un primer año de gobierno, Edith Aguilar Villavicencio en Mulegé, Paola Cota Davis en Loreto, Liliana Talamantes en Comondú, Milena Quiroga Romero en La Paz y Oscar Leggs Castro en Los Cabos rendirán, de cara al pueblo que les brindó su confianza para dirigir el destino de sus municipios, el informe de sus actividades más relevantes.

Lo que debemos esperar como ciudadanos es que ese informe sea una rendición de cuentas claras y promesas cumplidas, aquellas promesas que en campaña sirvieron para ganar el voto ciudadano, materializadas en obras y acciones en beneficio del pueblo.

Estoy convencido que podremos ser testigos de informes que comuniquen las acciones que se llevaron a cabo para enfrentar y resolver los problemas de cada municipio, por ejemplo los desastres naturales ocurridos en el municipio de Mulegé, la crisis de servicios públicos en La Paz , la falta de agua en Los Cabos. Cambios sustantivos en la forma de gobernar, ordenamiento financiero y administrativo, acercamiento ciudadano.

En un escenario de excesiva información provocada por la sobre exposición de un universo de medios y redes sociales, lo vertido en los informes de gobierno no debería estar alejado de la realidad y, sin embargo, no dudo que en alguno de los mensajes que escucharemos la semana que entra percibamos soliloquios en donde el poder se hable así mismo para engrandecer su ego.

Al final, los informes deben ser un puente entre los gobernantes y sus audiencias, con mensajes claros, discursos que convenzan, con rendición de cuentas,  transparencia  y autocritica.

Ya veremos que sucede…