• Las y los maestros son el motor, el pilar donde descansan los principios de la democracia, de la justicia, de la libertad y del desarrollo: Rigoberto Mares, líder del PAN
  • El presidente de la JUGOCOPO, Luis Armando Díaz, rechazó que la lucha justa como lo es la magisterial, se le ponga una bandera política e instó al pleno a suscribir un documento dirigido al presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, para que atienda esta demanda sentida de las y los trabajadores de educación compensados
  • El presidente del Congreso, José María Avilés, enfatizó que la solidaridad va más allá de las fracciones y debe involucrar al pleno del Congreso para apoyar estas justas demandas

Luego de reconocer el importante trabajo de las y los maestros de Baja California Sur, el diputado Rigoberto Mares Aguilar se solidarizó con el gremio magisterial porque la educación que se imparte en el estado no podría explicarse ni entenderse sin el esfuerzo de los docentes que la transmiten, entre los que sin duda se encuentran los maestros compensados.  

Desde la máxima tribuna del estado, el líder de la bancada del PAN en la cámara local, enfatizó que se suma a la justa lucha de maestras y maestros compensados, exhortando a todas las autoridades federales estatales y municipales con énfasis a la autoridad educativa, al gobierno del estado como gestor fundamental  y a todas y todos los legisladores, para hacer una causa común con ellos  y reconocer el valor de la tarea docente, administrativa, de apoyo, directiva y de supervisión, y emprender acciones para dignificar las condiciones bajo las cuales prestan el servicio de educación pública dotándolos, de los elementos necesarios  para que desempeñen su labor.

En su turno, el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, diputado Luis Armando Díaz, a nombre de la fracción del PT, instó a los integrantes de la XVI legislatura, a suscribir un documento dirigido al presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, para que atienda esta demanda sentida, “acá también hay maestros que requieren de la atención del gobierno federal.

Al tomar la tribuna, el líder camaral rechazó que en una lucha justa como lo es la magisterial, se le  ponga una bandera política, por lo que convocó al pleno a pasar del discurso, planteando la oportunidad ante las órdenes de gobierno a quienes corresponde escuchar y atender esta demanda añeja; que se haga un estudio para regularizar a las y los trabajadores compensados, que viven una condición laboral inhumana, que no corresponde en términos de la misma función mismo salario con quienes tienen el beneficio de tener un plaza por lo que es importante continuar trabajando desde el Congreso para que esto suceda, impulsando acciones concretas para que generen la oportunidad de generar la condición digna en su situación laboral.

Por su parte, el presidente de la actual mesa directiva diputado José María Avilés Castro, reconoció que corresponde a la actual administración tanto estatal como nacional el solucionar problemas que no se solucionaron en las anteriores administraciones, por lo que se comprometió a enfocar su esfuerzo para buscas una solución.  

Enfatizó que la solidaridad va más allá de las fracciones y debe involucrar al pleno del Congreso para apoyar estas justas demandas; “lo hago por congruencia política, porque esta problemática viene de muy lejos, he estado codo a codo con los trabajadores se la educación en cada una de las administraciones estatales y federales, buscando siempre cómo reivindicar las peticiones del magisterio nacional y estatal”.

El líder del Congreso, se sumó al esfuerzo de las y los compañeros del magisterio para ir rescatando demandas añejas, que se han convertido en una bola de nieve porque no ha habido la generosidad de administraciones anteriores, (tanto estatales como federales), para resolver este problema que se está convirtiendo en un problema mayúsculo.

Así mismo, recordó cómo a mediados de los ochenta se inició el problema en que la federación se desentendió en la creación de plazas para el trabajador no docente y posteriormente para docente; seis administraciones en las que no hubo voluntad para abatir el rezago y como consecuencia, se fueron acumulando hasta convertirse en un problema nacional no crear plazas para basificar al personal de apoyo y asistencia de la educación, así como al personal docente que labora en la geografía nacional y estatal.

Avilés Castro, reconoció que le generaron una responsabilidad a las entidades con la descentralización administrativa donde desaparecieron distintos beneficios a las y los trabajadores de la educación como era el poder comisionar a personal como monitores en las escuelas.