• Como parte de esta iniciativa impulsada dentro del Programa Nacional Estratégico de Salud (PRONACE)

En el marco de los esfuerzos que emprende el Gobierno del Estado para proteger la vida e integridad de las nuevas generaciones, Baja California Sur, a través de las Secretarías de Salud y Educación, participa en un proyecto piloto para fortalecer la detección y atención oportuna de adolescentes con conductas suicidas.

Como parte de esta iniciativa que es impulsada dentro del Programa Nacional Estratégico de Salud (PRONACE), se realizaron detecciones, mediante cuestionarios por tamizajes, en el estudiantado de las secundarias Humberto Muñoz Zazueta y José Pilar Cota Carrillo, indicó la secretaria de Salud, Zazil Flores Aldape.

Al sostener un encuentro con la investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública, Rosario Valdez Santiago, quien coordina esta estrategia en la que, además de BCS, participa Aguascalientes, Morelos, Campeche y Querétaro, Flores Aldape dijo que la actual administración estatal decidió sumarse a este proyecto para lograr mejores resultados en la tarea de proteger el bienestar emocional de las y los menores de edad.

Durante esta reunión que se efectuó con la participación del director de la Red Estatal de Salud Mental (RESMA), Juan Pablo Peña, la Secretaria del ramo estableció que además del desafío sanitario, la pandemia por Covid-19 planteó un gran reto para la salud mental de la población por las condiciones de distanciamiento social, de incertidumbres y duelos.

Esto resalta la importancia de dar acompañamiento profesional a las y los adolescentes, quienes además de encontrarse en un proceso biológico y emocional de cambios, pueden desarrollar trastornos de conducta por influencia de su entorno social, por condición genética o como consecuencia de hábitos nocivos, abundó la médica.

Este esquema da la oportunidad de desarrollar intervenciones inmediatas con alumnos que muestran señales de alarma, pero también da oportunidad de emprender terapias dialécticas conductuales con estudiantes que necesiten desarrollar mayores habilidades para afrontar los estresores familiares y sociales, comentó.