POR ARIEL VILCHIS

Es cierto que al inicio de su administración se complicó un poco el tomar ritmo por la infinidad de pendientes a realizar. Sin embargo, en su primer año de gobierno la alcaldesa de La Paz Milena Quiroga ha podido enderezar el barco y a base de decisiones estratégicas – que no siempre son populares pero si altamente eficientes- hoy por hoy se ven avances en el trabajo que le concierne a la administración municipal de la capital del estado.

Temas importantes como el servicio de agua potable poco a poco se fue resolviendo con la implementación de mejoras administrativas y mantenimiento, con lo que fue posible dotar a la red de más litros por segundo, lo que permitió llegar a más viviendas de la ciudad resolviendo así la falta de agua potable.

En los servicios públicos también hubo avances en un primer año donde los recursos financieros fueron limitados. Particularmente en lo que se refiere a la recolección de basura, la administración de Quiroga Romero invirtió en la compra de camiones recolectores alrededor de 27 millones de pesos con los diferentes recursos -federal, estatal y municipal- con lo que se amplió el parque vehicular eficientando de esa manera este servicio.

Otro tema al que le ha dado impulso Milena Quiroga  es al alumbrado público con un programa de cambio de luminarias denominado PrendeLED, lo que representa una importante inversión con el objetivo de cambiar más o menos el 50% de las luminarias del municipio.

También en este primer año la alcaldesa ha puesto atención a mejorar las vialidades de la capital del estado, así como los caminos rurales. Sin embargo, a raíz de las intensas lluvias que afectaron gran parte de las calles de la ciudad de La Paz, la implementación de un programa permanente para mejorar las vialidades se ha visto interrumpido, por lo que se ha concentrado en un programa intenso de bacheo.

De tal manera que en su primer año de gobierno Milena Quiroga muestra avances en poner orden en la administración municipal, con un gobierno austero pero honesto que le ha permitido tener gobernabilidad. Sin conflictos al interior del Cabildo, con una relación sana con el sindicato de burócratas, con el pago puntual de sueldos y prestaciones.

La tarea de gobernar no es asunto acabado, siempre hay algo que hacer, que mejorar. Lo importante es no quedarse en la comodina inmovilidad y, en ese sentido, la alcaldesa Milena Quiroga en su primer año ha respondido a la confianza ciudadana, ahí están los avances.  Así Las Cosas…