Por Laura Mendoza

El Presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento del Congreso de la Unión, Diputado Federal Rubén Muñoz Álvarez, señaló que esta comisión ha abordado el problema del agua a partir de una perspectiva de pluralidad política pero también de una convicción: el agua no tiene color. Ya que esta problemática es una prioridad en el país que requiere de un trabajo conjunto entre todos los partidos y entre todas las instituciones.

Rubén Muñoz informó que en estos nueve meses la comisión tomó la determinación de consensar con todos los expertos en materia de agua que existen en el país para atender un mandato constitucional pendiente desde el año 2012, año en el que se determinó convertir el agua en un derecho para todos los mexicanos dejando en manos del Congreso de la Unión la tarea de reglamentar el derecho humano al agua establecido en el artículo cuarto constitucional, párrafo sexto.

 El legislador manifestó que dicha tarea implica una gran responsabilidad que recae en los diputados y diputadas de la LXV legislatura, ya que el pasado 23 de mayo, mediante  un mandato expreso aprobado por la corte,  le fue comunicado al Congreso de la Unión la disposición para que en el presente periodo ordinario, sea analizada, valorada, discutida y, en su caso, aprobada la realización de una nueva Ley General de Aguas que reglamente este artículo cuarto constitucional.

“Estos antecedentes nos obligaron, a quienes integramos la comisión, que antes de hacer la ley teníamos que hacer el diagnóstico para conocer la gravedad del problema” expresó el Diputado, motivo por el cual se ha requerido la participación de diferentes expertos, consultores e investigadores en materia de agua, de los representantes de sectores productivos, así como de todos los legisladores que integran dicha comisión, para evaluar, hacerle frente y resolver esta problemática que nos atañe a todos los mexicanos.