Morena se encuentra en una posición inmejorable rumbo a la carrera presidencial del 2024. El partido guinda, independientemente de lo que ocurra el año que entra en Coahuila y el EdoMex, dominará ampliamente el  territorio nacional después de los recientes triunfos electorales -Quintana Roo, Oaxaca, Hidalgo y Tamaulipas- con lo que suman el control de 22 estados de la república.

Con más presencia electoral, lo que representa mayor poder y por supuesto convocatoria y capacidad para movilizar electores, Morena avanza en la lucha por la transformación del país y para refrendar su proyecto deberán trabajar en la unidad interna, pues al exterior no hay rival –hasta el momento- que pueda hacerles sombra política.

Es por ello que en la asamblea informativa del pasado fin de semana llevada a cabo en Toluca donde se dieron cita los principales aspirantes a suceder al presidente de la república, la constante en los discursos fue la unidad, el fortalecer al partido y, por supuesto, el apoyo incondicional al primer mandatario Andrés Manuel López Obrador.  

En ese asunto de la sucesión, a la que el propio presidente ha dicho en un sinnúmero de ocasiones que no hay tapado, aspiran Claudia y también Marcelo. Pero la aspiración que llama poderosamente la atención es la de Adán Augusto López, Secretario de Gobernación.

Para empezar, coincido en la forma en que lo describe Salvador Camarena en su columna de opinión; Adán Augusto es: “Adán el paisano. Adán primo hermano, como dicen los tabasqueños. Adán secretario. Adán operador. Adán negociador. Adán confidente presidencial. Adán líder del partido. Adán legislador sin curul”

Dicho de otra manera, el secretario Adán Augusto se ha convertido en un  factor de gobernabilidad del país, y por supuesto de su partido Morena. Se nota la mano del operador político reflejada en las victorias de su partido en los últimos procesos electorales, ejerce el poder dentro del gabinete y tiene todas las confianzas del presidente.

La carrera sucesoria no tiene tapados, dice el presidente López Obrador y en ese sentido Adán Augusto López Hernández se encuentra de lleno en esa carrera. Aún falta tiempo y, como también lo ha dicho el presiente, la candidatura de morena será por encuesta. El fin de semana pasado, desde Toluca para el resto del país, se dejó escuchar por militantes de morena “yo voy con Adán Augusto” y “Adán, amigo, el pueblo está contigo”.

Para finalizar, Adán Augusto es amigo de Baja California sur.

Así las cosas, es mi opinión, al tiempo.

Colaboración de Ariel Vilchis