POR ARIEL VILCHIS

Con la expedición de la Convocatoria para la elección de la Directiva Sindical de la Sección 3 del SNTE los maestros de Baja California Sur iniciaron un proceso histórico en el que habrán de elegir a su próxima dirigencia sindical a través del voto universal.

Para lograr la unidad y autonomía de su organización, la actual dirigencia sindical debe generar todas las condiciones para que la participación se desarrolle en un ambiente de absoluta libertad, certeza, imparcialidad, transparencia y legalidad, pues el proceso de renovación bien puede ser comparado con un mini proceso electoral.

De ahí la importancia de que quienes participen tengan la habilidad para leer el momento y adaptarse, pues esta contienda sindical será distinta a las anteriores: es política pura y en las dos semanas siguientes literalmente estarán en campaña electoral.

La competencia estará en las planillas ya registradas y encabezadas por Jesús Casillas Brooks, Cesar Agúndez Reséndiz y Elmuth Castillo, son sin duda las más representativas. Cada uno cuenta con fortalezas y debilidades, han hecho alianzas, tienen trabajo con la base sindical, pero lo importante será la labor de convencimiento que hagan con los maestros y maestras agremiados al sindicato para lograr el apoyo que se traduzca en votos el día de la jornada electiva el próximo dos de diciembre, fecha en la que se celebrarán 61 Asambleas Delegacionales Electivas que se instalarán a lo largo de las nueve regiones sindicales en los cinco municipios.

De tal forma que la moneda está en el aire, quien tenga una verdadera aspiración para dirigir la sección 3 del sindicato del SNTE deberá llegar a la base, convencer a los maestros y maestras, porque es bien conocido que son un gremio que se une cuando se habla de buscar el bienestar de su sector.

Sin duda será un proceso diferente, una mini campaña electoral donde ganará el que mejor se adapte y sepa leer el momento. Ya veremos qué sucede, es mi opinión al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com