POR ARIEL VILCHIS

Por supuesto que es de celebrarse que se terminen los lujos y los gastos innecesarios en el gobierno así como en el congreso del estado. Los ciudadanos ven con buenos ojos que se acabe de una buena vez con las viejas prácticas del derroche y el despilfarro del gasto público.  

Sin embargo, la austeridad no significa necesariamente gastar menos.

En el caso del congreso del estado, al hacer el anuncio del Plan de Austeridad, significa que los diputados dejarán de percibir: bonos, fondos de retiro y recursos adicionales. Lo cual en primera instancia es lo correcto cuando  se trata de gastar los recursos públicos en lo que más se necesita.

Pero hay que ser puntuales también en lo que va a ocurrir en el congreso del estado para no caer en la simulación que ya se vivió en la pasada legislatura, en la que se habló de austeridad y renuncia de recursos públicos por parte de los diputados y al final de cuentas no pasó nada.

Primero que nada no estamos hablando de austeridad, puesto que el presupuesto debe ejercerse y, como lo comentó el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política el dip. José María Avilés en rueda de prensa, al dejar de asignar los bonos y demás recursos a los diputados lo que se logrará será un ahorro que ronda por los 25 millones de pesos, esto solo entre los meses de septiembre y diciembre de este año.

La cuestión es que ese “ahorro”  se debe ejercer de cualquier forma, situación que también comentó el diputado morenista. Puede ser utilizado para apoyar al sector salud, mejorar las instalaciones del congreso o destinarse en beneficio directo y concreto en los distritos electorales o municipios.   

Todo lo anterior está muy bien y qué bueno que los diputados se pusieron de acuerdo y no generaron conflictos al interior del congreso con este tema de la austeridad, que al final de cuentas no es tal más que ahorro, ahorro que deberá gastarse. La cuestión está en que la ejecución de ese gasto debe ser de manera transparente, con rendición de cuentas y no dejar a duda en qué o cómo se utilizan los recursos públicos.

Trasparencia y más transparencia.  Si no, no habrá credibilidad.

Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com