POR ARIEL VILCHIS

Prácticamente han pasado dos semanas desde que legisladores del PAN, encabezados por su coordinador Julen Rementería, firmaron la “Carta de Madrid” con el líder de VOX, Santiago Abascal. Es decir, la firma de un acuerdo con el partido español de ultraderecha VOX para frenar el “avance del comunismo” en las naciones de la “Iberosfera”.

Haciendo un paréntesis necesario para entender el contexto, es preciso señalar que el partido español Vox está calificado por especialistas como de ultraderecha que promueven y sostienen posiciones o discursos nacionalistas, ultraconservadores considerados extremistas. Es decir, que son hostiles a la democracia liberal, caracterizado por rechazar la esencia de la democracia, como lo son la soberanía popular y el principio de la mayoría.

Pues bien, ante tal evento protagonizado por senadores del PAN, los deslindes no se hicieron esperar y fue el propio dirigente nacional -Héctor Larios Córdova-  quien hiciera el desmarque al señalar que “no comparte con VOX sus propuestas que violentan Derechos Humanos”.

Incluso hasta Julen Rementería, coordinador de senadores del PAN y quien encabezó la firma de la Carta Madrid con el líder de Vox, tuvo que aclarar en conferencia de prensa que las y los legisladores firmaron el escrito a título personal y ello no significa que fomenten el ultraderechismo.

Incluso en los días posteriores, la polémica senadora Lilly Tellez también realizó un pronunciamiento al respecto y reconoció que fue un error firmar la Carta Madrid, ofreció una disculpa por el apoyo que externó a VOX, pues lo consideró como una “equivocación”, y añadió que no asumirá “posturas extremas”.

Todo lo anterior viene a colación porque en dicha reunión participó la senadora por Baja California Sur Guadalupe Saldaña. La ex candidata a la alcaldía de Los Cabos también firmó el documento  denominado Carta Madrid y, sin embargo, a dos semanas del evento que se ha calificado como “Un Error” por algunos de sus participantes nada ha dicho al respecto. No ha fijado una postura o emitido comunicado alguno.

Si bien es cierto que se ha mencionado que la participación de los senadores en dicha reunión y su respectivo apoyo al firmar un documento conjunto con el partido VOX fue a título personal, aquí en Baja California Sur el panismo debería estar cuestionándose cuál es el rumbo que tomarán en su futuro inmediato, ya que cabe recordar que están inmersos en un proceso de renovación de su dirigencia estatal y que es precisamente Guadalupe Saldaña una de las aspirantes a dirigir al partido albiazul en la entidad.

Quizá el silencio de Guadalupe Saldaña se deba a que asume que, al no fijar una postura al respecto de su participación en la reunión de apoyo al partido de ultraderecha español (lo calificó como un encuentro casual), los sudcalifornianos olvidemos que ocurrió o que quizá no cuestionemos cuál será la postura del Partido Acción Nacional en nuestro estado en caso de llegar a la dirigencia estatal.

Hoy más que nunca el panismo requiere, dicho en palabras de Gustavo Madero, “ser una alternativa democrática comprometida con los derechos humanos, económicos, políticos y sociales para cerrar brechas de desigualdad y la exclusión”. Tal pareciera que con su silencio y su apoyo a VOX, Guadalupe Saldaña se aleja de tales principios y se asume en la ultra derecha.

Qué difícil panorama para el panismo sudcaliforniano. ¿Acaso tendrán otra alternativa? Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com