• El Gobierno de BCS desarrolló una capacitación para quienes ejercen esta labor en instituciones médicas

El esfuerzo comprometido y valiente que desarrollan las trabajadoras y trabajadores sociales en las unidades hospitalarias es un baluarte para Baja California Sur frente a los retos que plantea la pandemia de Covid-19, expresó el secretario del ramo, Víctor George Flores al inaugurar, junto con la presidenta del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Gabriela Velázquez de Mendoza, la capacitación que el Gobierno del Estado ofreció a profesionales de esta rama del conocimiento.

Estas compañeras y compañeros son, por la naturaleza de su función, un vínculo de humanismo entre los pacientes y sus familias con el personal médico y de enfermería que labora en los nosocomios, pero su esfuerzo ha cobrado mayor relevancia durante esta contingencia sanitaria, en la que las personas hospitalizadas por presentar complicaciones asociadas a Covid deben permanecer en espacios aislados, señaló.

En el acto inaugurar de la videoconferencia “abordaje familiar de Trabajo Social desde la bioética”, dijo que en este periodo de incertidumbres por una enfermedad que es altamente contagiosa y letal, quienes ejercen esta profesión en el ámbito clínico desempeñan un rol crucial para hacer frente a este desafío en mejores condiciones, al ofrecer  información de los pacientes a su primer círculo familiar, pero también al hacer gestiones continuas para que reciban intervenciones terapéuticas más oportunas.

Acompañado por la presidenta de la Asociación de Trabajo Social, María del Rosario Camacho y de la jefa de Trabajo Social en la institución, María Elena Salgado Jiménez, George Flores dijo que este personal mantiene su empeño en un contexto de riesgo, porque entiende que con esto ayuda a fortalecer las oportunidades de bienestar para la gente más vulnerables y de esta manera contribuyen al mejor funcionamiento de aquellas estrategias implementadas para preservar vidas sudcalifornianas, comentó.

En BCS se emprendieron acciones de reconversión y expansión hospitalaria, se incrementó la disponibilidad de ventiladores volumétricos y monitores de signos vitales, se adquirió equipo de protección personal, se gestionaron insumos para elevar el número de pruebas diagnósticas, entre otros aspectos que preservan al estado como uno de los que registran menor letalidad por Covid-19 en el país. Es un dato alentador que se ha alcanzado con el empeño de las y los trabajadores comprometidos de la salud, finalizó.