• Ante el incremento de temperaturas se deben priorizar las medidas de higiene y la ingesta constante de agua simple

La población sudcaliforniana debe reforzar la ingesta continua de líquidos, preferentemente agua natural, así como el lavado frecuente de manos con agua y jabón, para evitar problemas de salud que suelen incrementar en la temporada de calor, como son las infecciones diarreicas agudas, deshidratación y golpe de calor, indicó la coordinadora de Promoción de la Salud de la Jurisdicción Sanitaria 3 La Paz, Marizabel Álvarez Ugalde.

Ante las elevadas temperaturas que ya se registran en el estado, los grupos de mayor riesgo son los menores de cinco años, adultos mayores y quienes padecen alguna enfermedad crónico degenerativa como hipertensión o diabetes, sobre todo si no están controladas, es por eso que además de las acciones sanitarias para prevenir Covid-19, las personas deben fortalecer estas medidas para conservar su bienestar, agregó.

Dentro de las principales recomendaciones destacan la importancia de mantenerse hidratado; evitar la sobre exposición a los rayos solares, especialmente durante las horas de mayor radiación (entre las 11 am y 3 pm); elegir las primeras horas del día para llevar a cabo actividades deportivas al aire libre; vestir ropa ligera de colores claros y utilizar sombreros, gorras o sombrillas para protegerse del sol.

Álvarez Ugalde destacó que la falta de higiene en la manipulación de los alimentos representa un riesgo de transmisión de enfermedades diarreicas agudas, por lo que debemos realizar las medidas adecuadas y necesarias al momento de manejar, preparar y consumir alimentos como es lavar con agua y jabón o desinfectar con cloro o plata coloidal las frutas y verduras que se consumen crudas; consumir los alimentos inmediatamente después de su preparación para evitar su descomposición y consumir pescados y mariscos bien cocidos o fritos.

La funcionario estatal puntualizó su recomendación de beber agua hervida o desinfectada, por lo menos dos litros al día y en mayor proporción cuando se realiza alguna actividad física; también puede complementarse con el consumo de frutas y verduras que aporten líquidos y que con esto ayudan a regular la temperatura corporal y evitar complicaciones como la deshidratación o golpe de calor.