POR ARIEL VILCHIS

Desde hace mucho tiempo el Partido Revolucionario Institucional ha tratado de encontrar la unidad que le permita trascender en los procesos electorales y llegar nuevamente a ejercer el poder político en nuestra entidad. La tarea no ha sido fácil para los priistas sudcalifornianos que una y otra vez han visto sus intentos de construir un partido sólido después de la fragmentación que vivieron en 1999.

De tal suerte que después del proceso electoral que concluyó el pasado 6 de junio y en el que los priistas lograron recuperar algunos espacios en el congreso local y en los cabildos, tendrán nuevamente la oportunidad de sumar coincidencias y construir desde el interior la fuerza política que quieren ofrecer a la ciudadanía de cara al siguiente proceso electoral.

Lo anterior, una vez que el Comité Ejecutivo Nacional ha emitido la convocatoria para la renovación de la dirigencia estatal. Será entonces en los próximos días que veremos si los priistas están preparados para construir, para convocar a la unidad o veremos una vez más una lucha encarnizada por espacios de poder al interior del tricolor.

En ese sentido Fabrizzio del Castillo, actual presidente del Comité Directivo Estatal, es un fuerte aspirante a continuar al frente de su partido y para ello ha sido claro en expresar que al interior del PRI lo que se requiere es UNIDAD ya que entiende perfectamente que, fragmentados, los priistas no lograrán absolutamente nada por lo que la unidad es prioridad y en ello deberá trabajar en los próximos días ya que el día doce de agosto es la fecha de registro para los aspirantes a la dirigencia.

Fabrizzio del Castillo es un joven priista que cuenta con una larga trayectoria al interior del PRI, lo que le ha valido el respaldo de cuadros políticos importantes como es el caso del ex dirigente y ex diputado local Juan Alberto Valdivia quien le ha manifestado públicamente su apoyo en busca de la dirigencia estatal.

Otro cuadro político que también ha levantado la mano para buscar la dirigencia de su partido es Jesús Flores, con una visión de un partido como oposición responsable pero firme, que sea voz de la militancia comprometida sin pasividad ni complacencia ante el escenario que se vive en la entidad.

También podría buscar el liderazgo del tricolor la actual diputada local Anita Beltrán y no hay que perder de vista a algún representante del grupo del líder croquista Isaías González, quien seguramente impulsará a alguno de sus alfiles.

Interesante será observar cómo resuelven los priistas la renovación de su dirigencia estatal, de ello dependerá el rumbo que en el futuro inmediato tome el partido. Buscar y lograr la unidad entre las fuerzas que convergen en el PRI sería prioridad pero también hay que tomar en cuenta que no siempre se sobrepone a los intereses de grupo o personales. Debido a ello la tarea no será fácil, ya veremos qué sucede. Es mi opinión al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com