Siempre que concluye un ciclo en nuestra vida personal, familiar y profesional, cobra una gran relevancia, dar una mirada en retrospectiva sobre todo lo que se ha hecho, las dificultades que se han enfrentado y los aciertos que se han tenido.

En este sentido, el Ciclo Escolar 2020-2021, del cual habíamos concebido la expectativa de tener menos incertidumbre que el anterior, se configuró como un periodo en el que los retos, lo incierto y la necesidad de generar nuevas formas de trabajo, estuvieron de nuevo presentes, problematizando una vez más, la labor docente y el aprendizaje de nuestros alumnos. La persistencia de esta emergencia sanitaria, en la que todavía nos encontramos, ha hecho imposible el trabajo presencial, tornando más compleja la relación maestro alumno, pues en ocasiones no depende totalmente de ellos sino, de la tecnología o bien, de contar con los instrumentos necesarios para una interacción adecuada.

Afortunadamente, las vacunas para contrarrestar al virus COVID-19 y sus afectaciones, son ya una realidad y se han empezado a aplicar en distintos sectores. Ante tal posibilidad, sociedad y gobierno han reconocido la importancia de este noble sector y han puesto a disposición de los Trabajadores de la Educación, los biológicos necesarios para protegerlos ante un eventual regreso a clases presenciales en nuestras escuelas. Aquí en este punto es importante señalar que, desde esta Dirigencia Sindical, estaremos atentos a que el regreso a las labores presenciales, se dé solo cuando la autoridad sanitaria, con base en su sistema de alerta epidemiológica, así lo indique y además que las condiciones de los planteles educativos y demás oficinas donde laboren nuestros agremiados, garanticen las medidas de higiene y prevención que permitan a nuestras compañeras y compañeros laborar sin que su salud esté en riesgo.   

En resumen, el año lectivo 2020-2021 no ha sido fácil. Su desarrollo y término han requerido del profesionalismo, la vocación y el espíritu de servicio que caracteriza a nuestro gremio. Es por eso que a través de este medio  hago patente, a nombre del Comité Ejecutivo de la Sección 3 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y en el mío propio, nuestro más sincero reconocimiento a los Docentes y Personal de Apoyo y Asistencia a la Educación de Baja California Sur, por todo el esfuerzo, dedicación y empeño con el que han sabido responder al compromiso que conlleva, la tarea de culminar exitosamente un año lectivo más, siempre con el orgullo de ser Trabajadores de la Educación y con la profunda vocación que demanda de cada uno de nosotros, la noble tarea de educar.

A los padres de familia y sociedad en general, les decimos que tengan la certeza de que los Trabajadores de la Educación de nuestra Organización Sindical, estarán presentes en el próximo año escolar con vocación y profesionalismo, para hacer una realidad el derecho a la educación de sus hijos e hijas. Que estarán listos para iniciar el nuevo ciclo, en la forma en que las condiciones sanitarias lo permitan, pensando siempre, en la buena salud y el desarrollo de sus alumnos.

Finalmente, una vez más expreso a mis compañeros Docentes y Personal de apoyo y Asistencia a la Educación de nuestro estado, el reconocimiento de este su Sindicato, disfruten de este muy merecido descanso y cuídense mucho ustedes y a sus familias. Les mando un fraternal abrazo. Gracias