POR ARIEL VILCHIS

Definitivamente, después de la pandemia causada por el coronavirus, regresar a la normalidad que conocíamos será imposible puesto que la realidad nos empuja a nuevas formas de convivencia,  nuevos modelos de trabajo a distancia y, en general, a seguir cuidándonos para evitar más contagios, aun cuando el programa de vacunación continúa su marcha a lo largo del país.

La educación es un tema que sigue pendiente hasta el momento. Aun cuando el sistema educativo tuvo que reinventarse para atender la demanda estudiantil de manera virtual y a distancia, el rezago educativo ha sido evidente y el regreso a clase de manera presencial se encuentra en el debate público. 

En ese sentido, la Secretaría de Educación Pública Federal ha enviado a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) un anteproyecto para el regreso a clases del ciclo escolar 2021-2022, en donde establece diversas disposiciones para reanudar las actividades presenciales del servicio público educativo de forma gradual, escalonada, paulatina y ordenada.

La SEP busca establecer que solo se brindarán clases presenciales en aquellos estados que se encuentren en semáforo epidemiológico verde y solo si existen condiciones sanitarias adecuadas.

En nuestro estado, el Sindicato de Trabajadores de la Educación en voz de su dirigente estatal ha manifestado que, para salvaguardar la salud de la comunidad educativa, la apertura de planteles únicamente ocurrirá cuando el semáforo epidemiológico se encuentre en verde, los trabajadores de la educación hayan sido vacunados y los planteles cuenten con los servicios sanitarios adecuados.

Sin embargo, a poco más de dos meses para que dé inicio el ciclo escolar 2021-2022,  nuestra entidad se encuentra en nivel cuatro en los municipios de La Paz y Los Cabos y  los casos de coronavirus se han disparado teniendo hasta el día de ayer 1717 casos activos y 349 sospechosos. Lo que haría pensar que, de continuar con la tendencia a la alza, un regreso a clases presenciales no sería posible.

Si a lo anterior le sumamos que en los lugares en los que se decidió regresar a  clases presenciales en el país, a pesar de que los maestros ya habían sido inmunizados con la vacuna, se presentaron contagios de covid-19 entre alumnos y maestros, abrir las escuelas de Baja California Sur para que los estudiantes vuelvan a las aulas parece algo descabellado.

Seguramente en las próximas semanas el tema será materia de debate en la sociedad sudcaliforniana y representará una decisión difícil para las autoridades. Pero no debemos olvidar que seguimos siendo vulnerables ante una enfermedad que es letal y que ya nos mostró que si nos descuidamos la ola pandémica se extiende sumamente rápido. ¡A seguirnos cuidando! Ya veremos qué sucede, es mi opinión al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com