POR ARIEL VILCHIS

En el proceso electoral más importante de los últimos años para el país -y por supuesto para nuestro estado, Baja California Sur– uno de los retos a vencer fue el de lograr que cada vez haya más mujeres participando en todos los espacios de la vida pública y espacios políticos de toma de decisiones.

Independientemente de los bloques de competitividad establecidos por la autoridad electoral, la participación política de las mujeres tuvo un papel relevante ocupando candidaturas de los diversos partidos a la gubernatura y, de manera particular, siendo abanderadas en 4 de las cinco alcaldías de la entidad.

Confirmando lo que se adelantó por el conteo de resultados preliminares del pasado domingo y después de concluir los cómputos municipales, en Baja California Sur se reafirma que es tiempo de mujeres pues 4 municipios serán gobernados en los próximos tres años por mujeres.

Edith Aguilar Villavicencio en Mulegé, Paola Cota Davis en Loreto, Iliana Talamantes en Comondú y Milena Quiroga en la capital de La Paz recibieron la confianza ciudadana para gobernar sus municipios con el gran reto de sumar y construir cambios que beneficien a los ciudadanos y a la sociedad en su conjunto en un contexto político donde el respeto al disenso y la escucha activa al pensamiento del otro será esencial para generar espacios de diálogo y negociación, con solidaridad y sororidad.

En ese sentido, lo que se puede esperar de las alcaldesas electas es un aporte sustancial en la creación de políticas públicas que resuelvan las problemáticas de las distintas comunidades con un orden de prioridades diferente, dejando atrás las viejas y caducas recetas de cómo hacer política. Por ejemplo, la sensibilidad hacia las cuestiones de género en todos los aspectos del gobierno, especialmente en la elaboración de los presupuestos que se traduzcan en mejores servicios públicos, seguridad y agua potable, por citar algunos.

La voluntad popular expresada en las urnas el pasado 6 de junio le otorgó a Milena Quiroga, Iliana Talamantes, Paola Davis y Edith Aguilar la oportunidad de que su participación política no sea solamente descriptiva sino que se convierta en una representación sustantiva que motive y acreciente la participación de las mujeres en la agenda política de sus municipios y, en general, de nuestro estado.

El liderazgo de las mujeres en la entidad sin duda se ha fortalecido y no resta más que esperar que gobiernen con disciplina, sensibilidad y capacidad de respuesta frente a los retos de cada uno de sus municipios. Ya veremos qué sucede, es mi opinión al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com