• El uso de cuadernillos y la revisión periódica de los materiales han contribuido a que el alumnado permanezca en el sistema educativo

Durante el resguardo sanitario a causa de la pandemia de COVID-19, las maestras y maestros de la Coordinación Estatal de Atención a Niñas y Niños Migrantes de la Secretaría de Educación Pública del Estado, ha brindado de manera permanente atención en el modelo a distancia a los más de 2 mil estudiantes que acuden a los planteles en campos agrícolas de la entidad, informó Jorge Espinoza Hernández, titular de la modalidad educativa.

El funcionario mencionó que semanalmente y cumpliendo cabalmente con todos los lineamientos de la nueva normalidad, las profesoras y profesores acuden a los centros escolares que se ubican al interior de empresas agrícolas que operan en los municipios de La Paz, Loreto y Mulegé, para entregar los materiales evaluados, así como para distribuir las nuevas tareas escolares para los estudiantes a las madres, padres de familia y tutores.

Espinoza Hernández comentó que una parte fundamental en este modelo de enseñanza lo constituye el uso de materiales en las diferentes lenguas maternas, que contribuye a que las nuevas generaciones conserven y promuevan su legado cultural, ya que por medio de ellas las nuevas generaciones tienen la oportunidad de conocer mejor su cultura y por ende tener una identidad que permita su desarrollo integral.

El coordinador de las escuelas para niños, niñas y adolescentes hijos de jornaleros agrícolas precisó que en las comunidades en las que se cuenta con conexión a internet, las maestras y maestros apoyan sus clases por medio del uso de las diferentes redes sociales y de las plataformas de Google.