POR ARIEL VILCHIS

Se presentaron como una opción diferente pero cada vez son peores de lo que tanto criticaron en el pasado: Antidemocráticos, corruptos, violadores (de la ley), malos para gobernar. Aun así, en el partido Morena son sordos y mudos ante una realidad que ya los rebasó.

Si a eso le sumamos los recientes escándalos que algunos de sus militantes han protagonizado, en otros tiempos y con otros actores políticos en Morena ya tuvieran el país en medio de protestas, señalamientos y clamores de justicia. Pero nada, hoy callan como momias.  

Y es que los tropezones en Morena han sido uno tras otro. El partido que prometió luchar contra la corrupción y la violencia hoy da malas señales de voltear para otro lado y fomentar la impunidad. Los ejemplos sobran: el senador Félix Salgado Macedonio, ex candidato a la gubernatura, acusado de violación y el diputado federal Benjamín Huerta acusado de un presunto abuso sexual a un menor de edad.

Aquí en Baja California Sur también los de Morena hacen de las suyas. El diputado local ESTEBAN OJEDA, quien hace un par de años fue acusado de tener un conflicto de interés al interior del congreso del estado por tener como proveedor a su cuñada, hoy se encuentra en medio de un escándalo por acusaciones de presunto abuso sexual.

Desde la máxima tribuna del estado Argentina Salomé Flores Soto, supervisora de zona de las secundarias técnicas, hizo señalamientos sobre presuntos abusos sexuales que el diputado de morena Esteban Ojeda llevara a cabo al violentar sexualmente a muchas mujeres de la zona 4, lugar donde labora Flores Soto.

Al diputado de morena por el tercer distrito electoral, ESTEBAN OJEDA, se le acusa de acosar sexualmente y haber querido cambiar ascensos laborales por favores sexuales a mujeres que trabajaban en la Secretaría de Educación cuando el diputado laboraba en esa dependencia.

La cuestión es que por más que diga el diputado que las acusaciones que pesan sobre sus hombros son un golpeteo político que solo buscan dañarlo a él y al movimiento al que pertenece (MORENA), no es la primera vez que se le acusa de una situación similar.

En el año dos mil tres, siendo Esteban Ojeda director de la secundaria técnica número 10, él y un círculo cercano de profesores acumulaban siete denuncias por acoso sexual en la Contraloría de la SEP realizadas por maestras y personal de la institución.

Siendo parte en ese entonces de la Corriente Democrática Sindical, Esteban Ojeda y sus compinches no fueron sancionados y los expedientes durmieron el sueño de los justos.

Mientras en Morena callan y prefieren voltear para otro lado ante las acciones de sus militantes en la calle gritan y se rompen las vestiduras pregonando justicia, democracia y un alto a la violencia. La realidad es que la violencia hacia las mujeres, la corrupción y la impunidad es un tema que muy poco les importa.

El diputado Esteban Ojeda dice que espera las denuncias en su contra confiado en que el manto protector del poder se extienda y lo cubra, mientras en el interior del Congreso del Estado ya piden su desafuero. Tarde que temprano tendrá que pagar por sus fechorías. Así las cosas, ya veremos qué sucede. Es mi opinión, al tiempo…

 Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com