POR ARIEL VILCHIS

En casa del jabonero el que no cae, resbala.

Qué difícil debe ser para los candidatos de Morena en Baja California Sur presentarse ante una sociedad que no les cree porque a cada paso que dan se tropiezan con su propia lengua. Qué difícil debe ser pedir el voto ciudadano cuando la gente ya los conoce y en sus discursos trillados solo se encuentran mentiras y promesas que no podrán cumplir.

La narrativa de esta elección, la agenda de ideas y propuestas de gobierno, no está en morena. No la traen los candidatos del partido guinda porque, al presentarse ante los ciudadanos, no pueden comprometerse de manera real y para ejemplo basta analizar un par de situaciones en la que los candidatos de la alianza Juntos Haremos Historia en BCS simplemente hablan para tropezase con sus palabras.

Haciendo una campaña totalmente gris, donde no prende ni con cerillos marca “La Fe”, Milena Quiroga -candidata a la alcaldía de La Paz- pide el voto ciudadano apelando el apoyo de las mujeres. Promete hacer un gobierno que impulse políticas publicas que respalden a las mujeres, pero a la diputada con licencia se le olvida que en el ejercicio de su función como legisladora no hizo absolutamente nada en beneficio de las mujeres, sobre todo en lo que se refiere a las acciones que ejecutó el gobierno federal al quitar 11 programas federales, políticas públicas de igualdad e inclusión, apoyo a viudas o de seguridad para las mexicanas. Morena, la 4t, el gobierno federal le dio la espalda a las mujeres y Milena Quiroga no dijo ni pío.

Los candidatos de Morena en BCS dicen tener la solución para mejorar los programas de salud, pero precisamente ese sector es el que se ha visto más golpeado desde la federación. La salud no es prioridad para Morena y la 4t ya que en la conformación del presupuesto de este año se encuentran por encima prioridades como la guardia nacional o el tren maya. Para la 4t no es prioridad la salud de los pobres, el sector no cuenta con medicamentos y ahora con la pandemia del coronavirus y la aplicación de la vacuna se nota la austeridad republicana y también la mezquindad al no aplicar la vacuna de manera general al personal de salud -reclamo que se ha dejado sentir en todo el país en el que se solicita la vacuna para médicos del sector privado ante la negativa del gobierno federal-.

Prometer es fácil, dar es lo que empobrece dice un dicho y en morena mienten cada vez que prometen. En su línea discursiva los candidatos que recorren las calles de Baja California Sur dicen tener la solución a la falta de empleo, pero ellos no generan empleo sino pobreza porque ahí esta su nicho para tener simpatizantes a través de becas y regalar dinero. Los únicos empleos que generan son los de su propia familia y ahí esta el ejemplo de la diputada petista con licencia Mercedes Maciel, hoy candidata a diputada federal de la alianza Morena-PT, quien tiene a una hija en las listas plurinominales a la cámara de diputados y a su marido en la planilla de regidores en La Paz.  

De generar empleos reales, de eso nada. Por el contrario, el gobierno federal acaba de tomar una decisión que afecta directamente a los habitantes de Baja California Sur y que puede derivar en la pérdida de empleo de miles de trabajadores y por ende la afectación de muchas familias del municipio de Mulegé al negar la ampliación de operaciones de la mina el Boleo, lo que ocasionaría el cierre de la empresa.  

De tal suerte que la línea discursiva de los candidatos de morena en nuestro estado no está en sintonía con las acciones del gobierno federal. Por eso, al hacer promesas para los habitantes de Baja California Sur, se tropiezan y se enredan en sus propias mentiras. Es por eso que la gente no les cree y su campaña electoral es gris y en franca caída. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com