POR ARIEL VILCHIS

La salud es un tema central en el gobierno de la autollamada cuarta transformación, sin embargo, la pandemia que se vive en México y en el mundo ha dejado al descubierto las enormes carencias que se tienen en ese sector. Malos cálculos, o malas decisiones, le han costado la vida a cientos de miles de mexicanos; tal como sucedió al menospreciar la gravedad de la pandemia por parte de quien es el responsable -Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del gobierno federal- quien al inicio de la contingencia calificaba como “enfermedad de baja gravedad, más leve que la influenza” al COVID-19 y hoy en México ya hay 113 mil 953 fallecidos, lo que le ha valido duros cuestionamientos al subsecretario por su fallida estrategia, tanto así que incluso la legisladora panista Lilli Téllez lo llamó “pequeño virrey de las camas vacías y de los muertos en casa”, “vanidoso y arrogante”.

Pues bien, resulta que aquí en Baja California Sur también tenemos a un virrey de la salud, pero este caso se debe directamente al actuar de un funcionario federal en temas como influyentísimo, presunción de corrupción, abuso de autoridad, acoso laboral y lo que se sume.

Este virrey de la salud despacha en la delegación del IMSS en BCS y no es otro que el titular del Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada Regional JOSÉ LUIS AHUJA NAVARRO.

Ha trascendido que Ahuja Navarro cuanta con chofer y asesores aun cuando esas figuras quedaron descartadas por el propio presidente de la república por no ir acorde a la doctrina de la cuarta transformación, calificados como abusivos privilegios prohibidos en el plan de austeridad del gobierno federal. Tiene a su servicio autos nuevos y gasolina suficiente, mientras que los trabajadores no tienen para movilizarse a sus comisiones de trabajo y el personal médico no cuenta con lo mínimo necesario para realizar sus labores en tiempos de pandemia: requieren jabón, material de limpieza, medicamentos e incluso algo tan básico como agua purificada para los trabajadores.

Trascendió también que desde la llegada a BCS de José Luis Ahuja Navarro los trabajadores sufren de acoso laboral, sembrando miedo, terror y angustia entre el personal que labora en las oficinas del IMSS con constantes amenazas de despido con el objetivo de traer de su natal Durango a personal de su confianza.

Pero más delicado aún son los actos de influyentismo, abuso de autoridad y presunta corrupción que ha cometido el funcionario federal. Pues, pese a recibir un sueldo neto de 87 mil 998 pesos mensuales, José Luis Ahuja Navarro no paga renta, luz, agua ni su teléfono celular; incluso ni despensa, pues todo lo paga el Instituto Mexicano del Seguro Social en Baja California Sur ya que la casa que actualmente habita el titular del Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada Regional JOSÉ LUIS AHUJA NAVARRO es la llamada casa delegacional del IMSS, ubicada en la calle Baja California entre Normal y Allende del lujoso fraccionamiento Perla de esta ciudad de La Paz, propiedad que cuenta con todos los servicios, incluso una alberca para la sana diversión y esparcimiento del delegado y su familia; lo cual no tendría nada de malo si lo pagara de su sueldo y no con el dinero de los contribuyentes del IMSS. ¿Y la austeridad? ¿Y el combate a la corrupción? ¿se acabó el influyentísmo?

Por todo lo anterior y por los recientes señalamientos que se han hecho en contra de JOSÉ LUIS AHUJA NAVARRO respecto a posibles actos de corrupción por presuntamente haber solicitado una “mordida” de poco más de 3 millones de pesos para darle “continuidad” a una licitación para la adquisición de 25 ventiladores volumétricos, el Honorable Consejo Consultivo del IMSS -el cual está conformado por la parte patronal y obrera- seguramente deberá solicitar a la Función Pública investigar los señalamientos que pesan sobre el funcionario público que tiene a su cargo una de las instituciones de salud más importantes de nuestro estado. Incluso el Consejo Consultivo estaría en sus facultades el solicitar que Ahuja Navarro sea separado de su cargo en tanto se lleve a cabo una investigación hasta sus últimas consecuencias. Así las cosas en el IMSS de Baja California Sur, seguramente esta historia continuará.  Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com

#Entre Líneas. Ahora que morena esta estrenando defensor de la 4t en BCS en la figura del maestro jubilado Víctor Castro Cosió, ¿Qué opinión le merecerán las acusaciones que pesan sobre el funcionario del IMSS José Luis Ahuja Navarro? O será que aquello de no mentir no traicionar y no robar al pueblo solo aplica en los bueyes de mi compadre…