POR ARIEL VILCHIS

Dicen los que saben de grilla choyera que algunos de los políticos locales les gusta la política pichada, es decir, se les da bien eso de los cargos públicos para  hacer grilla y desde ahí construir exitosas carreras (algunas no tanto). Nada de meterle dinero propio, menos de algún negocito, mucho menos de la pensión –eso ni pensarlo-.

Lo que me hace recordar una anécdota de esas de lucha social, de causas magisteriales, por allá en los años noventa cuando el maestro jubilado y todavía delegado de programas federales del bienestar, Víctor Castro Cosío, encabezaba las manifestaciones frente a palacio de gobierno e incluso montaba acampadas en la explanada del palacio de cantera. La lucha duraba lo que el ciclo escolar porque una vez llegado el verano al maestro jubilado ya no se le encontraba en las acampadas, ni montando guardia frente a palacio  de gobierno. A Víctor Castro Cosío era común saludarlo en San Diego, California tomando unas merecidas vacaciones y comprando souvenirs  con dinero fruto de… Su sueldo, no sean mal pensados, nada de recibir dinerito del gobierno opresor.

Pues bien, el tiempo ha pasado y por fortuna ya no nos gobierna a nivel federal el corrupto PRI y las cosas han cambiado. Nada de utilizar el dinero del pueblo para hacer carrera política, eso lo hacían otros. No vaya usted a creer, amable lector, que eso de las giras INFORMATIVAS -que realmente no informan nada- por todo el estado o los eventos para SUPERVISAR (no entiendo qué si todo es de manera directa, sin intermediarios) de los últimos dos años del delegado de programas federales Víctor Castro han tenido otro objetivo que promocionar su imagen personal porque pretende ser candidato de su partido. No lo piense ni de broma.

Ojalá fuera así. Lo cierto es que desde la creación de la figura del superdelegado, en todos los estados de la república ha quedado documentado el uso electorero del cargo. En algunos casos han sido acusados de conflictos de intereses, como Jalisco, irregularidades en el manejo de los programas federales en Colima y aquí en Baja California Sur la intromisión del delegado en los asuntos del congreso del estado que lo han llevado casi a la parálisis. Aun  cuando Víctor Castro lo ha negado, es más que claro que los diputados locales de morena no hacen absolutamente nada si no es consultado antes con el superdelegado.

En el tema de la política pichada no queda duda de que a Víctor Castro le sienta bien el puesto. Tan es así que fue denunciado ante la función pública con el número de expediente 2020/BIENESTAR/DE667, abierto por “promoción de imagen con fines electorales”. ¿Para qué gastar lo propio si se puede estar en campaña permanente con dinero del pueblo?

La buena noticia es que Víctor Castro  ya se va. Siguiendo la instrucción de su jefe, el presidente de la república, debe separarse del cargo ya que pretende buscar una candidatura, a más tardar el 31 de Octubre. Sin muchos logros personales que presumir que no sean informar y supervisar programas que prácticamente se ejecutan solos pues ya son de manera directa sin intermediarios, saldrá a la calle a buscar la candidatura a la gubernatura por morena. Sin embargo esa carrera no será solitaria y sí ampliamente competida al grado de que el alcalde de La Paz Rubén Muñoz Álvarez ya le dio la vuelta en las encuestas y sondeos de opinión como el mejor posicionado.

Quizá lo que le queda pa´ delante al maestro jubilado Víctor el puchas Castro será regresar al senado de la república, porque dicho en su propias palabras “de no ser el candidato me retiro”. Así que ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo… Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com