buró

POR ARIEL VILCHIS

Aún faltan algunas semanas para que dé inicio de manera formal el proceso electoral en Baja California Sur y el clima político electoral se empieza a sentir con mayor intensidad. Queda de manifiesto en las renuncias de funcionarios (estatales y federales) que se separan del cargo en busca de algún puesto de elección o en las pugnas que se viven al interior de los partidos políticos en la carrera por las candidaturas.

De tal manera que se puede esperar que en los próximos días se intensifiquen las actividades de quienes aspiran a la gubernatura, alcaldías y diputaciones que estarán en juego en el próximo proceso electoral; Y no será cosa menor ya que se puede advertir que será un proceso sumamente competido donde habrá solo dos opciones, independientemente de si se logran construir alianzas entre los distintos partidos políticos; la batalla electoral será entre el Partido Acción Nacional que gobierna la entidad y Morena, partido político que gobierna en la esfera federal.

De tal suerte que en la construcción del tablero de rompecabezas que representa la lista de candidaturas -ya sea para un distrito electoral, las alcaldías o la gubernatura- los partidos políticos deberán posicionar a sus mejores cuadros, aquellos que tengan trabajo de base y sobre todo que garanticen unidad al interior.

En el caso de Acción Nacional, ha quedado claro que su agenda política es la de construcción de una gran alianza que le permita retener el poder que ostenta desde el 2011. Tiene una ventaja, la calificación en el quehacer público es bueno, ampliamente calificado de manera positiva por la ciudadanía en rubros sensibles como empleo, seguridad, fomento al turismo e inversión; lo que se traduce en crecimiento y desarrollo. Así que por el lado de la gobernanza el PAN va bien.

Definir quién será su candidato a la gubernatura es una tarea que recaerá en la militancia. Debe ser, por consiguiente, un cuadro probado en las urnas, con experiencia en la función pública pero con arraigo entre la ciudadanía, con base social porque los tiempos así lo ameritan. Debe ser un ciudadano que igual pueda comunicarse con los empresarios que con el obrero, el campesino, el pescador. Que entienda lo que es alcanzar objetivos con el esfuerzo del trabajo. Vaya pues, con reconocimiento social.

 El Partido Acción Nacional tiene cuadros de gran valía, funcionarios públicos con destacada carrera en las distintas esferas de la administración pública. Pero también tiene cuadros que han forjado una carrera a base de trabajo y cercanía con la ciudadanía, que han dado resultados en sus responsabilidades de una administración municipal o como legisladores, que han gastado “suela” -como se dice coloquialmente – que con un equipo de operadores políticos tienen presencia a lo largo y ancho del estado. El ejemplo más claro es el de Francisco Pancho Pelayo, quien a lo largo de muchos meses se ha mantenido arriba en las preferencias ciudadanas en prácticamente todas las encuestas que lo miden para ser el candidato de Acción Nacional a la gubernatura.

De tal forma que, de cara a un proceso electoral que se antoja atípico y que será sumamente competido, quizá en poco tiempo se tomen decisiones que por supuesto no dan margen a la equivocación, pero que sin duda deberán ser las que coloquen al Partido Acción Nacional en la competencia por la gubernatura en unidad de manera que pueda encabezar la gran alianza ciudadana de partidos. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com