POR ARIEL VILCHIS

Dice el dicho popular que todo cae por su propio peso y la losa de ilegalidades al interior del congreso del estado que cargaban sobre sus hombros los diputados de Morena, sus aliados sin partido y el PT los hizo caer hasta el suelo teniendo que tragarse sus propias palabras.

El desdén que tienen los legisladores de Morena y aliados hacia las leyes y la legalidad lo tuvieron que guardar porque sintieron muy cerquita el peso de la ley ante el posible desacato al ordenamiento de la justicia federal a favor de los diputados del PES, Humanista y PAN.

De tal manera que el día de ayer fueron restituidos los diputados sancionados, dejando sin efecto  el resolutivo de juicio político.

De lo anterior se desprenden varias situaciones que vale la pena precisar y que serán relevantes en las semanas por venir, sobre todo en temas políticos electorales.

En los últimos meses los diputados de morena y sus aliados sin partido y del PT han montado un verdadero circo al interior del congreso, donde no importa el trabajo legislativo, ni la ciudadanía ni el bien común de los habitantes de Baja California Sur. Para ejemplo está el acto circense del diputado Ramiro Ruiz cuando entregó con bombo y platillo en el municipio de Los Cabos de propias manos a la alcaldesa Armida Castro el decreto con la aprobación del congreso para la construcción de una desaladora, aun consciente de que dicho decreto no tenía ningún valor legal.

Precisamente es el diputado Ramiro Ruiz el comandante de las payasadas del congreso que han costado tiempo y esfuerzo en pleitos infructuosos, de la mano de los diputados Sandra Guadalupe Moreno Vázquez, Héctor Manuel Ortega Pillado y Carlos José Van Wormer Ruiz, quienes tendrán que asumir el costo político de sus malas decisiones, mentiras y falta de oficio.

Prácticamente, con el revés propinado por la justicia federal, las aspiraciones de Ramiro Ruiz a la alcaldía de La Paz y de Carlos Chaky Van Wormer  a la alcaldía de Los Cabos están sepultadas. Y es que no hay manera de sostener tales aspiraciones con los descalabros y el desaseo que han causado al interior del congreso y de lo cual la ciudadanía ha dado puntual seguimiento. De mentirosos, embusteros y embaucadores no los baja la sociedad.

Quizá por eso el líder de los legisladores payasos, Ramiro Ruiz, ahora anda montando otro acto de circo al promocionar la candidatura de Mario Delgado a la dirigencia nacional de morena, donde curiosamente ya fue señalado como NO militante de ese partido político. Pero esa es otra historia.

Esperemos que los diputados de morena dejen de lado las pelucas, el maquillaje y la nariz roja de payasos y se pongan a trabajar de verdad por el bien de nuestro estado, Baja California Sur. Por lo pronto deben entrarle los 21 diputados al tema de la aprobación del proyecto de la desaladora para Cabo San Lucas, el cual es un asunto de urgente y obvia resolución. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…  

Entre Líneas

Si ve usted, amable lector, al delegado de programas federales Víctor Castro Cosío por los rumbos del municipio de Comondú, salúdelo. No vaya a pensar que anda en actos de proselitismo político, PARA NADA. El profesor jubilado no sabe de esas cosas porque es funcionario federal de la cuarta trasformación. Pero eso sí, salúdelo y corra no vaya ser que le pida que lleve algo de traje para la carnita asada “pa´ después del trabajo” porque al final de la jornada hay que celebrar. No importa si nomás anda repartiendo datos alegres de programas federales inoperantes, no importa si en el ISSSTE no hay medicamentos o sus diputados en el congreso traen la piola enredada. #AsíLasCosas