Por Alejandro Barañano

Bien lo dijo el poeta español Antonio Machado: “Es propio de mentes estrechas, embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”. Y un ejemplo claro de ello es quien lidera la gavilla de diputados “golpistas” y que lleva por nombre, Ramiro Ruiz Flores.

Y es que junto con la desorientada horda morenistas y su aliada del Partido del Trabajo, no habían alcanzado a comprender todavía –y señales claras hay de ello- que el tiempo legal para concluir con los trámites que pueden hacer posible la construcción de la nueva desaladora de Los Cabos se agota el día de hoy.

Ante ello, elgobernador de la entidad Carlos Mendoza Davis expuso un nuevo llamado a los miembros del Congreso del Estado para que cumplieran con lo dispuesto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, reintegrando en sus funciones a las y los diputados destituidos y sometiendo a discusión y aprobación el proyecto tan necesario para las y los cabeños, pues su posición negativa de cumplir con lo ordenado por la máxima autoridad judicial del país, es y será para muchos un franco desacato a la ley y trasgresión al Estado de Derecho. ¡No más, no menos!

Pero ayer pasó lo que muchos esperaban que pasara, pues con la asistencia de trece legisladores se aprobó el dictamen de la Comisión de Asuntos Políticos donde se ordenó la inmediata incorporación de los diputados destituidos de sus cargos, esto para evitar un desacato a la resolución dictada por la Juez de Distrito.

Así, ladesorientada horda de diputados morenistas y su aliada del Partido del Trabajo, nunca alcanzaron a comprender que los más afectados en todo momento por este embrollo eran los ciudadanos, pues como la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha determinado, no existía la seguridad ni la certeza jurídica en los actos que emanan del legislativo estatal.

Tan es cierto esto último, que en atención a la Controversia Constitucional que el mismísimo gobernador interpuso en relación al conflicto que existía en el interior del Poder Legislativo, se señaló –textualmente- el 8 de septiembre pasado, que había lugar a conceder la medida cautelar para que se suspendieran los efectos y consecuencias de las sesiones del Congreso del Estado, y donde se incluyó a aquella cuando ilegalmente se autorizó el proyecto de financiamiento de la desaladora para el municipio de Los Cabos.

Lo anterior, a pesar que la misma Suprema Corte de Justicia de la Nación había suspendido en dos ocasiones los efectos y las consecuencias de las sesiones del 17 de marzo de este año, fecha cuando justo se originó el conflicto reinante en el Congreso del Estado.

Por eso y más, basta ya que los pusilánimes de Ramiro Ruiz Flores, Carlos Van Wormer Ruiz, Héctor Ortega Pillado y demás gamberros que aun poseen fuero constitucional –para desgracia de nosotros los ciudadanos- nos engañen como hasta ahora lo han hecho, pues ellos y nada más que ellos son los que tienen la obligación de representarnos y de cuidar de nuestros intereses como ciudadanos, y no de velar tan descaradamente por los suyos como hasta ahora lo han hecho.

Esto no se trata señores de un tema que interese únicamente al Congreso y el Ejecutivo. No, se trata de un tema que ha venido afectando la gobernabilidad y que ha impedido que se resuelvan los problemas que los sudcalifornianos tenemos, en especial todo lo referente a saciar la sed de los cabeños.

Sin embargo la horda de desorientados diputados morenistas y su aliada del Partido del Trabajo, no tenían de otra más que hacer lo que ayer tuvieron que hacer en definitiva; aceptar que estaban en un grafo error y que sus sonados pataleos, berrinches y absurdos desplantes no los llevó a nada. Absolutamente a nada.   

Hoy en un día importante, por demás importante, pues la autoridad hacendaria a través del Fondo Nacional de Infraestructura lo marcó como plazo máximo para que el Organismo Operador Municipal de Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Los Cabos inicie el procedimiento de licitación del proyecto correspondiente para dar vida a la Planta Desaladora en Cabo San Lucas, y para que eso suceda la aprobación del Congreso del Estado es un requisito indispensable. ¡Así o mas clarito!

Por eso al inicio de este espacio sostuve que tal y como lo dijo el poeta español Antonio Machado: “Es propio de mentes estrechas, embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”. Y ejemplo claro de ello resulta la persona que lidera a la gavilla de diputados “golpistas” y que lleva por nombre Ramiro Ruiz Flores.

Señoras y señores diputados, ya no caben más excusas, sobre todo cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha pronunció con claridad al respecto. Es tiempo de que cumplan con el compromiso que asumieron cuando protestaron el cargo que les fue conferido, y que no es otro que acatar la Constitución federal, la del estado y las leyes que de ellas emanan.

Hoy puede ser un día por demás importante, sobre todo para quienes residen en la zona de Los Cabos. Pues bien, veremos de qué están hechos justo cuando el tiempo se agota; por lo que mientras algo sucede al respecto quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .