POR ARIEL VILCHIS

Aquello que no se piensa, aquello que no se dice, aquello en lo que no se trabaja para alcanzarlo, simplemente no existe. Por eso lo que empezó como una idea aislada entre actores políticos hoy va tomando forma y se expresa de manera firme, de manera concreta: el construir una gran alianza de partidos políticos para enfrentar el proceso electoral 2021.

Esta gran alianza podría estar conformada por el Partido Acción Nacional, el Partido Revolucionario institucional, el Partido de la Revolución  Democrática, Partido de Renovación Sudcaliforniana y el Partido Humanista. Existe voluntad, así lo ha expresado el dirigente estatal del PAN Carlos Rochín Álvarez.  

En esta fórmula aliancista hay un elemento nuevo: el Partido Revolucionario Institucional, los demás han participado juntos en otros procesos electorales bajo la figura de candidaturas comunes y en alianza.

Independientemente de lo que diga o pueda aportar la dirigencia del PRI en la entidad en el tema de las alianzas, cabe destacar el pronunciamiento que hiciera en sus redes sociales el ex candidato a la gubernatura y ex senador Ricardo Barroso Agramont.

Al hacer un llamado tanto a partidos políticos, cámaras empresariales, a la sociedad civil y los ciudadanos para conformar un solo frente por el bien común de Baja California Sur, Barroso Agramont se sube de lleno al proyecto de una gran alianza que permita se conserve la paz, la estabilidad y el desarrollo que se vive en el estado, y no dejar que se  instaure en BCS el odio o el coraje contra un partido o gobierno que desencadenen actos como los que se viven en el Congreso del Estado, que lo mantienen desestabilizado hasta el momento.

Es más que claro que Ricardo Barroso continúa siendo factor dentro del PRI y por supuesto conserva simpatías entre los ciudadanos del estado. La vigencia del ex senador se mantiene aun cuando no ocupa cargo de elección o en la administración pública, de ahí su calidad para hacer el llamado a la unidad, de trabajar juntos para que Baja California Sur no se detenga. La convocatoria es oportuna y por supuesto que ha causado eco.

Ricardo Barroso, al levantar la mano en pro de una gran alianza, automáticamente encabeza al priismo sudcaliforniano. Las encuestas y sondeos de opinión lo contemplan como la figura política al  interior del PRI con mayor arrastre electoral y eso por supuesto deben tomarlo en cuenta quienes dirigen al priismo sudcaliforniano.

 Asumiendo la gran responsabilidad de trabajar al margen de intereses personales o de grupo, Barroso Agramont dejó clara la ruta a seguir: la de construir un gran frente de partidos. Ojalá al interior del PRI entiendan que el triunfo electoral va más allá de posturas políticas o de egos. La gran alianza requiere votos y de eso Ricardo Barroso aún conserva lo suyo. Veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com