01 Gregorio Muñoz Álvarez

 Por Bertoldo Velasco Silva

Para los padres de familia, lo más sagrado que tenemos, son nuestros hijos. A ellos, no seles debe mentir, no se les debe engañar y cuando se les promete algo, se les tiene que cumplir; es la palabra del padre de familia, y esa, es con el ejemplo que crecerán y se desenvolverán, porque los buenos hábitos y costumbres, se aprenden en casa. Por eso, mentir, es sinónimo de robar como de traicionar la confianza, y ya en lo político, en la administración, mentir, es sinónimo de CORRUPCIÓN y de TRAICIÓN, también.

Por eso no entendemos, cómo es que Gregorio Muñoz Álvarez, el alcalde de La Paz, haya incumplido su palabra con cerca de mil estudiantes de los niveles primaria, segundaria y preparatoria, al no entregarles las becas correspondientes al primer semestre de este 2020, del programa Fortamun.

La queja ha llegado hasta la redacción de analisisbcs.com, de algunos jefes y madres de familia, molestos por el incumplimiento de la palabra de Gregorio Muñoz, para la entrega del dinero de las becas a sus hijos.

Investigando un poco, el 19 de diciembre pasado, este alcalde entregó 880 becas a alumnos de esos niveles escolares, cuyos montos fueron de $300. mensuales para los de primaria; 500, para secundarianos y 700 a preparatorianos; pero aparte, becas para personas con discapacidad, por 850, al mes, por lo que erogó un total de 2.5 millones de pesos.

Eso, fue en diciembre pasado. Sin embargo, es fecha aún, al acabar el ciclo escolar 2019-2020, que el presidente municipal de La Paz, no ha entregado aún ese dinero del Programa Fortamun, por lo que los padres de estos estudiantes se preguntan, no solo el por qué no ha cumplido con la entrega de estas becas que tienen bien merecidos sus hijos, puesto para merecer este estímulo, se les exige un promedio mínimo de 9 de calificación; muy diferente a las becas Benito Juárez que supuestamente otorga el gobierno federal, pero que además de no entregarlo también, no exige un promedio de calificación mínimo para que lo merezca quién lo recibe.

Los padres de familia también se preguntan, dónde o qué ha hecho Goyo Muñoz, con ese dinero que le corresponde a los estudiantes, o a hacia dónde lo ha desviado, o si está esperando los tiempos electorales para empezar a entregarlo, puesto que la fecha limite para hacerlo, fue precisamente este mes de junio que mañana martes finaliza.

Por eso afirmamos, que lo más sagrado que tenemos los padres de familia, son nuestros hijos, y si alguien como Gregorio Muñoz Álvarez, no cumple con la entrega de estas becas que ya se merecieron los estudiantes, está cayendo no solo en un acto de corrupción, sino que también, está fallando a la bandera de la campaña del ahora su jefe político López Obrador, de NO MENTIR, NO ROBAR Y NO TRAICIONAR, y si anda en la búsqueda de la candidatura a la gubernatura por su partido morena para el próximo año, lo primero que tiene que hacer, es dejar de mentir no solo al pueblo, sino fundamentalmente a los ESTUDIANTES DE LA PAZ, que son el futuro de la entidad.

Si las matemáticas no mienten, como en este caso el alcalde de La Paz, 880 por tres, son 2640; y este resultado con su efecto multiplicador, lo entiende perfectamente el alcalde de La Paz. Yo diría que tiene ante sí, que explicar que ha pasado con esas becas y explicar, pero convincentemente, qué ha hecho con ese dinero que por regla general, llega puntualmente a las arcas municipales y por qué no lo ha entregado, o qué hizo con ese recurso, puesto que sabemos que recientemente solicitó un crédito financiero a la banca privada por un monto de 90 millones de pesos, no solo para atender el gasto corriente del ayuntamiento, sino también para hacer frente a la pandemia en el municipio, pero lamentablemente, tampoco hemos visto resultados en cuanto a la atención a las familias vulnerables atendidas por la administración municipal. Pero de esto, como dijo la Nana Goya, serpa tema de otra entrega, pues mientras el gobierno del estado hace su tarea y la iniciativa privada se involucra directamente para paliar las necesidades de las personas que se quedaron sin empleo, pues el ayuntamiento, es decir, Goyo Muñoz Álvarez, como dice la canción, se la pase nadando de a muertito sin hacer la parte que le corresponde.

Pero no solo eso, también en San Evaristo hace aire. Si, en esa población costera hacia el norte de La Paz, también tienen lo suyo. En esa población, la actividad pesquera, es muy importante, de eso dependen varias familias tanto de ahí como de rancherías aledañas, personas de escasos recursos económicos que requieren de siempre, del apoyo gubernamental.

En este pequeño y apartado rincón del municipio, pues Muños Álvarez ha dejado mucho que desear. En ese lugar, existe una unidad para hacer hielo que ocupan los pescadores para conservar el producto del día. Se le pidió ese apoyo al acalde, y no solo se los negó, sino que también le retiró el apoyo en combustible que desde administraciones pasadas otorgaban para que operara esta planta.

¿Cómo le hacen ahora los pescadores de San Evaristo y sus alrededores para conservar el producto que capturan día con día? Pues hacen viajes constantes a la ciudad (unos 120 kms, en promedio), con el consecuente costo que tienen que pagar los pescadores ante el nulo apoyo de la administración de Gregorio Muñoz, que como insistimos, si tiene deseos de ser candidato de morena a la gubernatura, pues en vez de sumar, está restando, y en matemáticas, las restas son sinónimo de derrota.

Sería bueno que nos explicará Gregorio Muñoz, acerca de ese crédito que obtuvo de la banca comercial, por 90 millones de pesos, en qué lo está destinando, a cuántos años a pagar, y cuál fue la justificación clara para comprometerse con esos recursos, que se suponía, eran para atender y solucionar el gasto corriente del ayuntamiento, así como para atender la crisis generada por la pandemia del coronavirus y responde a las necesidades de la población afectado. Pero como vemos en estos dos casos muy sencillos, tal parece que estos 90 millones de pesos se van a perder en ese laberinto de la administración municipal, y no sabremos a ciencia cierta, en dónde están.

Caso pendiente para la araña, y tema, para otra entrega.