Buró

POR ARIEL VILCHIS

Mientras no se le ocurra otra cosa al 2020, la mira política está puesta en el proceso electoral del 2021. La carrera por la gubernatura del estado será sin dudas  la joya por la que partidos y actores políticos harán su mejor esfuerzo para convencer al electorado en tiempos de COVID-19, con miedo a enfermarse, desempleo y una reactivación económica que llevará tiempo.

La cuenta regresiva ya empezó. La fecha está marcada en el calendario para el primer domingo de junio del año que entra, en la que se vivirá un proceso electoral intenso, de oportunidades para unos y para otros una verdadera pugna por el poder.

Aunque es relativamente pronto para hablar de alianzas o coaliciones entre fuerzas políticas, lo que hoy sí se puede vislumbrar es el trabajo de algunos actores al interior de sus partidos políticos y uno que otro luchador social o representante de la sociedad civil que levantan la mano para buscar la gubernatura de Baja California Sur.

Ya sea con trabajo de tierra (con la ciudadanía) o de aire (en redes y medios de comunicación), son los ejercicios demoscópicos los que van dando la pauta para medir las preferencias de los ciudadanos respecto a los aspirantes a ocupar una candidatura de elección popular. De tal manera que los últimos datos de casas encuestadoras han arrojado información verdaderamente interesante:

En el caso del Partido Acción Nacional los más fuertes aspirantes son, sin lugar a dudas, el ex alcalde y ex diputado federal Francisco Pancho Pelayo y el actual secretario de finanzas del gobierno del estado Isidro Jordán Moyrón. En el partido albiazul estos dos cuadros políticos tendrán que hacer labor para ganarse la confianza de la militancia.

En el Partido Revolucionario Institucional, las preferencias en las encuestas están muy marcadas por él dos veces candidato a la gubernatura y ex senador Ricardo Barroso Agramont. Sencillamente por su trayectoria, Barroso Agramont es conocido en la entidad lo cual lo posiciona como favorito para representar al tricolor.

En Morena -que tendrá que elegir candidato por  el método preferido por ese partido, La Encuesta- la pugna por la candidatura ya es de tres, como lo marcan las últimas mediciones de diferentes casas encuestadoras: El alcalde de La Paz Rubén Muñoz Álvarez, la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro Guzmán y  el delegado de bienestar Víctor Castro Cosío quien ha caído en los últimos meses en las preferencias al  interior de su partido y la ciudadanía en general.

Es de llamar la atención cómo ha aumentado la simpatía de la sociedad y  toman fuerza los aspirantes que hasta hoy se han manifestado por la vía independiente. Su trabajo y labor social como carta de presentación los ha colocado como una alternativa ante el electorado. En las recientes encuestas se puede observar cómo el empresario y líder social Alejandro Rojas Tirado ha ido ganando popularidad a tal grado de figurar en las mediciones por la gubernatura.

A un año de la elección falta camino por recorrer para aspirantes, partidos políticos e independientes, pero las encuestas (Mitofsky, Massive Caller, Comunicación Política, por mencionar algunas casas encuestadoras) ya van marcando tendencias y proyecciones. Lo que es una realidad es que el escenario no será el mismo del 2018, la pandemia del coronavirus ha cambiado cualquier esquema que se tuviera contemplado de cara a las elecciones que marcarán los contrapesos del futuro político de México y, por supuesto, de Baja California Sur. Pero esa será otra historia, veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com