FB_IMG_1579109231490

POR ARIEL VILCHIS

El proceso electoral del año que entra está en la mira de todos los partidos políticos, así como  de todos aquellos actores políticos con aspiraciones de ser candidatos a algún puesto de elección popular

Mientras en el partido Acción Nacional (PAN) o en el  Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) ya se alistan las posibles figuras que contenderán en las elecciones del 2021, aún hay institutos políticos que primero deberán resolver este año su situación interna y definir si serán comparsa o partidos bisagra o realmente competirán en el próximo proceso electoral.

Tal es el caso del Partido Revolucionario Institucional, partido que no ha podido recuperar el esplendor de antaño y que a lo largo de veinte años solo ha mostrado destellos, siendo rehén de los pleitos internos y una profunda división que los mantiene como cuarta fuerza política en la entidad.

Sin embargo, hay que decirlo de manera puntual, el PRI sigue conservando una  importante presencia en el electorado sudcaliforniano con un voto duro que se refrenda elección tras elección. Así como figuras políticas que se mantienen en el ánimo ciudadano.

Un ejemplo de lo dicho anteriormente es el caso de Juan Alberto Valdivia Alvarado, cuadro del PRI que, sin muchos aspavientos y aun cuando ahora se encuentra sin una  posición política al interior de su partido,  tiene una presencia tanto al interior como al exterior del PRI. Situación que lo ubica como opción para alguna candidatura que incluso podría ser a la gubernatura por el tricolor.

Y es que Juan Alberto Valdivia ha sabido sortear el vendaval de un partido que ha estado en el poder y que también ha navegado en la oposición. Ex presidente del Comité Directivo Estatal y diputado local, funcionario federal y candidato  de su partido; sin duda esa experiencia sitúa a JAVA, como lo conocen sus más cercanos, en las primeras líneas de batalla de un PRI que requiere oxígeno para enfrentar las próximas elecciones.

Por otra parte, será sumamente importante, de cara al proceso que se avecina, que el PRI acelere su recuperación interna. Que defina cuál será su papel, si el de una oposición que  haga verdaderos contrapesos o un partido que gravite como satélite ya sea a morena o al PAN. Y es que, hasta el momento, su dirigencia sin rumbo ni posición no garantiza nada, absolutamente nada.  Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com