La gira de trabajo a Baja California Sur realizada hoy por el director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), maestro Luis Antonio Ramírez Pineda, se enmarca en la estrategia presidencial encaminada a reconstituir y consolidar la viabilidad y operatividad de las instituciones del Gobierno de la República, a partir de atender su problemática básica, escuchando a la ciudadanía, combatiendo cualquier vestigio de corrupción y buscando los mecanismos adecuados para dotarlas de los recursos económicos y financieros necesarios para cumplir los objetivos para las que fueron creadas, como garantizar el derecho humano a la salud y la seguridad social para casi 160 mil derechohabientes sudcalifornianos, afirmó el Profesor Víctor Manuel Castro Cosío, Coordinador de Programas Federales en la entidad.

En este sentido agregó que en reunión con el Gobernador del Estado de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, efectuada en palacio de gobierno, se logró sellar el acuerdo de reconocimiento de adeudo con el ISSSTE, que alcanza la cifra de 1 mil 300 millones de pesos, considerado un rezago histórico de varias administraciones estatales.

Por la mañana y durante un recorrido por consultorios y diversas áreas administrativas de la Clínica de Medicina Familiar La Paz, se atendieron los planteamientos de la Sección Tercera del SNTE, la FEDESSP, el Sindicato Estatal de Burócratas y la derechohabiencia para concluir con reunión de trabajo en el Auditorio del Hospital General La Paz, donde se escuchó la voz del personal directivo y operativo de todo el Estado.
A esta gira, Ramírez Pineda, se hizo acompañar de Luis Miguel Victoria Ranfla, Secretario General del SNTISSSTE, así como por Pedro Zenteno Santaella, Director Normativo de Administración del ISSSTE.
Dentro de los compromisos asumidos destacan: Atender de inmediato el incremento en el número de préstamos personales otorgados en 2019 en favor de las organizaciones sindicales; concluir los trabajos de infraestructura rezagados especialmente la Unidad Médica de Loreto y en el Hospital General, así como revisar las plantillas de personal; atender la demanda de medicamentos en programas como VIH, entre otros temas de igual relevancia.