23ef5cf2381561433759_standard_desktop_medium_retina

  • El gobernador electo de Baja California advirtió que serían vetadas las instituciones financieras que participen en la restructuración de la deuda pública de la entidad.

TIJUANA.- El gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, advirtió que serían vetadas las instituciones financieras que participen en la restructuración de la deuda pública de la entidad. Esto por la intención del actual mandatario, Francisco Vega de Lamadrid, de refinanciar la deuda y dejarla en más de ocho mil millones de pesos.

Acusó que el refinanciamiento de la deuda en Baja California es un negocio de salida y un bono de despedida al Gobierno saliente. Ante ello, dijo que la actual administración ha sido poco transparente y no saben con quién se ha negociado.

“Le estamos pidiendo a los bancos que no sean parte de este financiamiento, aunque ya están convocados, porque esto lo vamos a llevar a las máximas consecuencias de investigación, porque nosotros sospechamos que hay gato encerrado”, declaró.

El gobernador electo insistió en los bancos no deben acceder a trabajar en este tema con el Gobierno de Francisco Vega.

“Que se entienda para los bancos. Vamos ir hasta las últimas consecuencias a investigar, si alguna institución todavía hace negocio con este Gobierno, yo en lo particular voy a tener mis dudas muy serias de hacer negocios con el estado, con ellos. De hecho yo le sugeriría a mi próximo Gobierno vetar a las instituciones financieras que se presten para este financiamiento a todas luces innecesario”, dijo.

De acuerdo con el equipo del gobernador electo, este refinanciamiento tiene un compromiso de aumentar impuestos en el año 2020.

Bonilla Valdez señaló que permitir este endeudamiento pondrá un freno de mano a las iniciativas y proyectos del siguiente gobierno estatal que encabezará. Inf. El Financiero…