buró.jpg

POR ARIEL VILCHIS

No cabe duda, el PRI nunca cambiará. Incluso reafirma sus orígenes con el actual proceso interno para elegir a sus nuevos dirigentes nacionales, una competencia interna ya descalificada por la renuncia del Doctor José Ramón Narro Robles, digamos un cuadro de los más decentes entre el priismo mafioso y convenenciero que es mayoría, asomándose de nuevo el “PRI de los Saguaros” ese donde impera la “Ley de Herodes, o te chingas o te jodes”.

Ahora que los accionistas mayoritarios del PRI son los 12 gobernadores que todavía le quedan, entre ellos 11 decidieron respaldar la candidatura del ex gobernador de Campeche Alejandro Moreno Cárdenas -el Alito o Amlito– al igual que los expresidentes Carlos Salinas y Enrique Peña Nieto, vaya mafia del poder priista que parirá al nuevo presidente nacional de la disminuida militancia tricolor.

interior 1.jpgNo habrá modo, ni forma, ni solvencia moral de ningún tipo, para levantar banderas y luchar contra el régimen presidencial de MORENA. Solo discurso, saliva, lengua y más lengua, porque quienes están detrás del “Alito” Moreno son devotos practicantes de la corrupción gubernamental y política para el enriquecimiento personal, distorsionadores profesionales de las normas jurídicas paras obtener ventajas y privilegios, ganadores de elecciones con carretonadas de dinero mal habido, practicantes de una democracia meramente teatral, abusadores del poder hasta la autodestrucción y con eso les basta, según ellos, para echar andar la maquinaria priista nuevamente.

Por eso en Baja California anda muy contento Jorge Hank Rhon y acá en Baja California Sur, salta de alegría Ricardo Barroso Agramont – el mejor alumno de los hermanos Moreira, el hijo obediente de Emilio Gamboa, el de las simpatías de Peña Nieto, el de los odios de Esthela Ponce e Isaías González, los cuales según Barroso ahora se la van a pelar-.

IMG-20190623-WA0050.jpgHank ya arrancó precampaña rumbo al 2021. Ya dijo que va por la de seis años, cueste lo que cueste y tope con lo que tope, para lograr la restauración del sistema PRIAN, pero ahora dirigido por un priista histórico y distinguido como Hank Rhon. Barroso Agramont anda ya armando su PRIAN, dice que buscará la alcaldía de La Paz, pero en realidad querrá ser diputado federal plurinominal o de menos local, ya que si arma la coalición PRI-PAN-PRD sabe que los azules no le soltarán La Paz, pero ya de aquí en adelante, el joven Ricky augura ganancias buenas.

Para José Narro,  Ivonne Ortega y Ulises Ruiz la fría “Ley de Herodes, sin piedad, o se chingan o se joden”. Al primero lo hicieron renunciar, a la segunda ni por haber bajado de peso le concederán espacios y al oaxaqueño, al que más miedo le tienen, ni siquiera lo dejarán competir, al modo viejo, al viejo modo del PRI de los cuarenta del siglo XX, ese de la cultura política autoritaria, el de los grupos cerrados como el de Atlacomulco, el del priismo de las elites de los intereses vulgares que le sigue apostando al elector inculto, a la corrupción como cultura, al mercadeo del sufragio.

Ya veremos si el Alito Moreno se va por la libre y construye alianzas electorales pragmáticas con la derecha azul. Ya veremos si por el contrario se vuelve escudero de MORENA, porque eso de cambiar de fondo como lo anunció no es de creerse ni tantito, porque el Alito Moreno va por lo suyo, por la presidencia de la república. Así de loco está el clima allá por Campeche, así que nadie se diga engañado o sorprendido, porque Alito es flexible como la hierba mala, al hacerse sin rubor alguno para el lado de donde sopla el viento. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com