uber_manejo_crop1511309285400_crop1511399001646.jpg_258117318

POR ARIEL VILCHIS

Etiquetar como fifís  a los usuarios de transporte Uber podría no ser del todo acertado, más cuando en la capital del estado esos usuarios representan un número considerable de trabajadores, estudiantes y amas de casa  y en la zona de Los Cabos quienes demandan dicho servicio son en su mayoría turistas. Muy desafortunado.

Como desafortunada es la violencia que se ha venido presentando en las últimas semanas en la zona de Los Cabos entre grupos de transportistas y los operadores de Uber. No debería ser, no tendría por qué ocurrir si estuvieran ya reguladas las plataformas de transporte, y digo reguladas porque prohibidas como tal no lo están y por lo tanto no son ilegales como pretenden hacerlo parecer.

La pelota está en la cancha del Congreso del Estado quien ya tiene más de 7 meses con una iniciativa de Ley de Movilidad que, entre muchas cosas, contempla la regulación del transporte de plataformas digitales; lo que sin duda pondría orden al caos que han generado los grupos mafiosos de transportistas en la zona sur de la entidad.

El gobernador del estado ha hecho repetidos llamados al poder legislativo para que vele por los intereses de la sociedad, de los sudcalifornianos. “Ningún interés privado está por encima del interés público, ningún acuerdo político puede lastimar nuestro acuerdo social, nuestra economía, nuestro bienestar”, ha sostenido el gobernador en un intento de sacar a delante una ley que ha quedado más que socializada y que a últimas fechas podría calificarse como un reclamo social.

Por su parte, integrantes de la actual legislatura han manifestado que se continúa trabajando en dicha Ley, pero hasta el momento  solo ha quedado en análisis sin que se tenga fecha para la presentación de dicho dictamen, que esperemos sea pronto ya que es una necesidad urgente para poder orden ante la demanda ciudadana de más y mejores servicios de transporte.

Pero además, el congreso del estado debe tomar en cuenta, por encima de los intereses particulares de mafias  transportistas, que las plataformas digitales son un sector en crecimiento y desarrollo. Negarlo sería un grave error.

Y lo que queda es regularlo, tal como la Secretaria de Hacienda a través del Sistema de Administración Tributaria lo hará con la regulación del cobro de impuestos a las plataformas digitales de transporte. Entonces queda claro que no se trata de un tema nacional el estar en contra de nuevos esquemas de transporte, sino algo muy particular que convierte a los usuarios de UBER en FIFÍS y tolera la violencia que en nada beneficia a nuestra entidad.

 Ya veremos qué sucede. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com