2

Por Alejandro Barañano

Resulta que el Cabildo del Ayuntamiento de Mulegé aprobó con diez votos a favor y una abstención el dictamen por el cual se autoriza a la síndico municipal, Italia Valenzuela Gómez, a realizar las acciones legales correspondientes ante el asunto de los predios que salieron del dominio municipal a través de una compraventa irregular.

Asimismo, en dicha reunión edilicia, la misma funcionaria recibió la instrucción de llevar a cabo todo tipo de acciones legales, esto es tanto de carácter civil, penal, administrativa o de cualquier otra índole para reincorporar al patrimonio municipal los bienes inmuebles al municipio mulegino.

Y todo esto viene a colación porque fue el 6 de noviembre del año pasado fue cuando salió a la luz pública la conclusión del estudio y análisis de entrega-recepción realizada por la Comisión Especial Revisora, donde brotaron una serie de irregularidades así como vicios ocultos y anomalías por parte de la administración saliente.

Entre otras “pequeñeces” -con dicho dictamen- se logró encontrar la exagerada venta de 520 terrenos con una superficie de 163 mil 484.70 metros cuadrados; y tan solo 234 de ellos fueron vendidos entre los meses de agosto y septiembre del 2018, es decir,  en los últimos dos meses de administración de la ex alcaldesa panista Cecilia López González.

Curiosamente la mayoría de los predios fueron adquiridos por los entonces funcionarios municipales y familiares de los mismos, esto obvio es decir, sin respetar su valor catastral.

Entre los funcionarios municipales que se adjudicaron terrenos a bajo costo se encuentra la mismísima ex alcaldesa; su hija Cecilia Osuna López, su hijo Pedro Gabriel Osuna López, su esposo Pedro Graciano Osuna López, ahora funcionario del Gobierno del Estado.

Los costos de los terrenos adquiridos varían entre 500 pesos, 12 mil 400 pesos y 18 mil 600 pesos, y para entendernos mejor pondré como ejemplo el caso de un predio de 863 metros cuadrados que fue rematado en 500 pesos, y en donde cada metro cuadrado tuvo un ridículo costo de 57 centavos, o sea una burla total a la inteligencia y dignidad de los muleginos.

Las instrucciones dadas por el propio gobernador Carlos Mendoza Davis, siempre han sido que todos los funcionarios públicos deben de presentar sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscal. Pero curiosamente los ex alcaldes de los cinco municipios –cuando todos eran panistas- no presentaron la de sus movimientos en los años 2017 y 2018, dando pie así a la oportunidad de que pudieran realizar sus “tranzas” a su antojo.

Pero volviendo al tema de Mulegé, Cecilia López González, sacó ventaja e hizo una serie de compra-venta indiscriminada de predios, adquisición de propiedades, equipos y demás, sin que pudiera ser detectado el movimiento en la administración pública, mucho menos en la Contraloría General de Gobierno del Estado, por lo que ahora hay mucho que explicar, pues se desconoce qué pasará con todos y cada uno de los predios que se “perdieron”.

De acuerdo a su última declaración patrimonial contenida en la Contraloría General de Gobierno del Estado -rendida el 31 de mayo del 2017- la ex alcaldesa apenas y pudo acceder a una vivienda a través de un crédito modesto por alrededor de 900 mil pesos.

Pero para la salida de su mandato, Cecilia López González, poseía por lo menos cuatro predios con una superficie de tres mil 106.64 metros cuadrados. ¿Qué no lo cree? Bueno entonces pregunte por el terreno de 776.64 metros cuadrados en colonia Marcelo Rubio en Guerrero Negro que está a su nombre. O el predio de 776.64 M2 en colonia Marcelo Rubio en Guerrero Negro, a nombre de su esposo Pedro Graciano Osuna López. O porque no por el terreno de 776.64 M2 en colonia Marcelo Rubio en Guerrero Negro, a nombre de su hija, Cecilia Osuna López; o bien por el predio de 776.64 M2 en colonia Marcelo Rubio en Guerrero Negro, a nombre de su hijo, Pedro Gabriel Osuna López.

Cada uno de esos predios costaron 18 mil 662 pesos y 65 centavos, por los cuatro predios pagó la familia Osuna López 74 mil 650 pesos y 60 centavos; luego entonces cada metro cuadrado les costó 24 pesos en la colonia Marcelo Rubio de Guerrero Negro, la zona más cara de esa comunidad. ¡Quihubole!

Este y otros descubrimientos deberán de llevar al alcalde Felipe Prado Bautista a interponer una serie de denuncias penales por abuso de confianza, colusión de servidores públicos, desvío de recursos, peculado y todos los delitos que surjan por abusar de las arcas municipales y de la confianza de los ciudadanos; pero mientras eso sucede mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

POSICIONAMIENTO:

Expreso mi solidaridad para con mi amigo y colega MARTÍN VALTIERRA por el cobarde ataque de que fue objeto en Comondú, tierra que es gobernada por JOSÉ WALTER VALENZUELA ACOSTA, pues tal parece que ahora los periodistas estamos a merced de un puñado de delincuentes.

Exijo en lo personal a las autoridades que se investiguen los hechos a conciencia y se actúe hasta sus últimas consecuencias, pues este abuso tiene un nombre y apellido

¡NI UNO MÁS!. . . Atacar y matar periodistas es atentar contra de la LIBERTAD DE EXPRESIÓN. . .