SSA AUTOEXPLORACIÓN .jpg

  • A través del autocuidado se busca concientizar a las mujeres a prevenir padecimientos cancerígenos

Como parte de las acciones de sensibilización que impulsa el Gobierno del Estado durante octubre, mes de la lucha contra el cáncer de la mujer, la Secretaría de Salud, a través de la jurisdicción sanitaria 3, desarrolla pláticas y talleres en centros de salud, con la intención de concientizar a las mujeres sobre la importancia del autocuidado para la prevención y detección temprana del cáncer de mama y cervicouterino.

En estos encuentros, como recién se llevó a cabo en el Centro de Salud de El Centenario, promotores de salud facilitan información sobre los síntomas y signos del cáncer de mama, así como la técnica de la autoexploración, cuya práctica aumenta la posibilidad de que las mujeres detecten por si mismas algún signo de enfermedad en el seno a tiempo, la cual debe realizarse con regularidad a partir de los 20 años de edad.

De igual manera, se enfatiza en las mujeres de 40 a 69 años de edad, sobre la trascendencia de realizar el estudio de mastografía periódicamente, ya que ese examen permite evidenciar anormalidades en la mama, ayudando a descubrir el cáncer en etapas iniciales, con la premisa de que si es detectado a tiempo es curable.

En relación al cáncer cervicouterino, se promueve que mujeres de 25 a 34 años se hagan el examen de papanicolau, el cual permite detectar células anormales en el cuello uterino, así como la prueba de virus de papiloma humano (VPH) en mujeres de 35 a 64 años, ya que este tipo de neoplasia es la única que previene al cien por ciento a través de la vacunación contra VPH, el uso del condón (reduce en 70% la transmisión del VPH), detección y tratamiento de lesiones precancerosas, además de evitar el consumo de tabaco.

En estas pláticas se habla acerca de los factores de riesgo que pueden favorecer el desarrollo del cáncer de mama como es el consumo de alcohol y tabaco, el sedentarismo, sobrepeso y la obesidad, sobre todo después de la menopausia, así como una dieta alta en carbohidratos y baja en fibra, de ahí la importancia de exhortar a realizar actividad física frecuente y adoptar una alimentación saludable que de manera conjunta inciden positivamente en la reducción de riesgo de padecer este tipo de enfermedad.