POR ARIEL VILCHIS

Los tiempos políticos no son lo mismo que los tiempos electorales. Quienes se dedican a la función pública, a la representación popular, al liderazgo social, ejercitan la política todos los días. Por otro lado, quien aspira a un cargo de elección popular debe ajustarse a las reglas que manda la Ley Electoral del Estado, cuidar sus expresiones, ser prudente.

Por lo general, quien aspira a un cargo de elección popular suele tomarse su tiempo para hacerlo público, sobre todo porque luego los adversarios pueden utilizar los dichos para señalar actos anticipados de campaña. Lo cierto es que, en tanto se respeten los tiempos electorales, las aspiraciones personales por un cargo de elección pueden hacerse públicas, mientras no se esté fuera de lo que establece la Ley Electoral: un ciudadano en pleno uso de sus derechos políticos puede levantar la mano.

Tal es el caso del diputado local Rigoberto Mares Aguilar, a quien le preguntaron de manera directa en un programa radiofónico si aspira a ser candidato a la presidencia municipal de La Paz. El legislador representante del distrito XV respondió que esperaría los tiempos electorales, que es respetuoso de la Ley y de las reglas de su partido. Pero también dijo que SI le interesa participar en el proceso interno por la candidatura de la alcaldía de la capital del Estado.

Con ello Rigo Mares, con experiencia partidista y legislativa (diputado federal y local), deja claro cuál es el siguiente paso en su carrera política: el objetivo sería llegar en el 2024 al palacio municipal ubicado en Blvd. Colosio y Av. De Los Deportistas.

Tiene capital político al ganar la elección de su distrito y ha trabajado de cerca con la ciudadanía no sólo en su territorio sino a lo largo y ancho del municipio, por ello no es de extrañar su aspiración. Con su declaración ante un medio de comunicación, Rigo Mares ya se decidió y va por La Paz.

Ya veremos qué sucede, es mi opinión…